Mario Fabo, alcalde de Marcilla
Mario Fabo, alcalde de Marcilla

La alegría de la gente, durante el verano y en la feria del caballo han sido de las mejores cosas de este 2021 para Mario Fabo, Alcalde de Marcilla. “Así mismo, ante la posibilidad de salir de este bucle en que se ha convertido la pandemia del covid, destacaría la concreción de varios proyectos y el inicio de los trabajos para poner en marcha otros próximamente”.
¿Y que cree que ha sido lo peor?
Las dudas, la falta de certeza, ante la pandemia. Ese sentimiento de desesperanza que nos causa a veces la estadística de infectados por el virus, a pesar de que Marcilla ha sido un poco la excepción a los pueblos de nuestra zona porque no hemos lamentado fallecidos en la Residencia, ni hemos soportado cierres perimetrales. Ojalá sigamos igual y salgamos pronto de esta maldita situación.
¿Qué proyectos quiere ver cumplidos a partir de 2022?
Nuevas implantaciones empresariales, ampliación de los polígonos industriales, nuevos parques infantiles, mejoras de caminos, iluminación sostenible, plantaciones de chopos que darán estabilidad a los ingresos municipales, urbanización de un parking en el entorno del convento, proyecto de remodelación del cine Ana de Velasco, mejora continua en el colegio público, oferta de nuevo empleo público, realización de ecoauditorías… Son muchos y variados, y además están todos en marcha. Nos podrán criticar algunas cosas, pero desde luego no podrán decir nada contra las ideas y el trabajo que concretamos cada día para garantizar un mejor futuro en nuestro pueblo.
¿Y cuál quiere que sea su proyecto estrella?
El proyecto estrella es Marcilla y su futuro. Tan importante es la mejora de un camino, como un pipicán, la colocación de una papelera o farola, o la ampliación del polígono. Lo importante es que los marcilleses se garanticen el futuro y disfruten el presente con soluciones sostenibles, que afiancen su bienestar económico y emocional, y que permitan que sigamos siendo un pueblo que ama la tradición, vive el momento actual, y dibuja y sueña su futuro.
¿Cuál es su modelo sobre la financiación y gestión local?
Desde luego, no el modelo del Gobierno de Navarra. El consejero Bernardo Ciriza no ha contado con los ayuntamientos, ni con Navarra Suma, ni con la Federación Navarra de Municipios. El Gobierno de Chivite se ha echado en manos de EHBildu también en este tema. Estaba claro que había que modernizar y darle una vuelta al modelo existente, pero lo que se ha hecho es lo contrario de participación, de puesta en común, y ha sido una imposición de un Gobierno de Navarra débil que está en manos del nacionalismo radical.
¿Qué tiene de atractiva su localidad para que las empresas inviertan?
Marcilla tradicionalmente ha sido una localidad volcada en los servicios y la industria. Desde mediados y finales del siglo XIX hemos contado con una industria incipiente y unos importantes emprendedores. Nuestra ubicación geográfica hace que nos atraviese el ferrocarril tradicional Zaragoza-Alsasua, la autopista AP-15, con salida incluida, líneas de alta tensión, carreteras convencionales o el AVE. Somos un nudo estratégico, y eso se traduce en implantación industrial. Eso, unido a las facilidades de suelo, facilidades administrativas, cercanía con los emprendedores y una población cualificada en todos los niveles de empresa, nos hacen más atractivos para quienes quieren invertir. Eso explica la implantación de empresas como Precomar, Grupo Elis, CLC, Andotrans, Navaplastic, Urtasun, Exkal…
Educación y Cultura son dos carteras importantes, ¿qué tal responden sus vecinos a la acción municipal?
Marcilla ha contado hasta hace poco con dos conventos religiosos vinculados con la educación, alberga el Instituto Marqués de Villena, colegio público de infantil y colegio de 0-3 años, escuela de música… Y en su castillo nació el fundador de la Real Academia de la Lengua. Con todo eso, ¿cómo no va a ser importante la Educación y la Cultura en nuestro pueblo? A pesar de la pandemia, seguimos apostando por una programación cultural de altísimo nivel, en la que programas como Kultur o la celebración de un certamen nacional de teatro se intercalan con conciertos de nuestras bandas de música, así, en plural, y de las distintas formaciones corales musicales, obras de teatro y demás. Nuestra historia, nuestras tradiciones, la formación musical de nuestros vecinos y el castillo, hacen un todo que nos permiten afirmar que ‘Marcilla es cultura’.
¿Qué importancia concede usted al turismo y, en este sentido, qué estrategias le gustaría desarrollar para impulsarlo en su localidad a partir de 2022?
El Castillo, ubicado como epicentro urbanístico, es a su vez el epicentro turístico y motor económico del sector servicios. Pero además contamos con patrimonio histórico, historia, un rico patrimonio natural con zonas de soto, ríos y secano, y nos atraviesa el camino de la Vera Cruz. Eso explica que cada vez contemos con la visita de más turistas.
Finalmente, estamos en tiempo de Navidad, pero cada vez hay más personas que no disfrutan de estos días por diferentes motivos, ¿Qué mensaje quiere transmitirles desde aquí en calidad de alcalde de su localidad?
Voy a ser muy tradicional: Feliz Navidad y Próspero 2022, y que no perdamos de vista valores como la familia, la solidaridad y el amor.

Artículo anterior“La iluminación de este año está centrada en el Quiosco con motivo de su centenario”
Artículo siguiente“La programación navideña de Fontellas es variada y tiene como objetivo que los vecinos la disfruten a tope”