Grupo de profesionales que ha tomado la decisión de encerrarse con los residentes en el centro

Un grupo de 21 trabajadoras y un trabajador de la residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela tomaban este martes por la mañana la decisión de encerrarse con los 85 residentes del centro para minimizar cualquier riesgo de contagio por Covid-19 entre los abuelos y abuelas y el propio personal. «Creemos que es la mejor manera de evitar contagios para los residentes, nosotros y todos los familiares. Es una residencia muy grande, trabajamos más de 40 personas entrando y saliendo todos los días, todos con nuestros riesgos y estamos en un momento en el que hay que reducirlos al mínimo», ha explicado la directora del centro, Begoña Moreno.

De momento, tienen previsto permanecer en este «encierro» voluntario durante las próximas dos semanas. «No tememos ningún caso de Covid positivo en la residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela pero somos conscientes de que nos dirigimos hacia las peores semanas, con mayor riesgo y que estamos en una situación de alarma e inseguridad que sigue aumentando», ha recordado la directora de la residencia.

La decisión llega después de dos semanas en las que el centro comenzó a adoptar diversas medidas preventivas por iniciativa propia viendo la dimensión que estaba alcanzando la pandemia y concentrar a una población de especial riesgo en esta crisis. «Hay miedo y angustia, sobre todo en estos últimos días en los que hemos visto que ha pasado con el personal y los residentes de otros centros de España. Empezamos muy pronto poniendo restricciones a los contactos con el exterior. Pedimos colaboración a las familias y limitamos el acceso al centro solo a cuestiones realmente urgentes. Por parte de los trabajadores adoptamos todas las medidas de prevención posibles, utilizando mascarillas y guantes, desde que empezaron a saltar las primeras alertas», recuerda Moreno.

Estos días previos han contado con la colaboración de la agrupación de voluntarios de Protección Civil que ha estado ayudando a montar el alojamiento de campaña en el que descansan los trabajadores y han habilitado una zona de aislamiento en caso de que se detectase algún positivo. «Desde fuera nos apoya un montón de gente. Nos hacen mascarillas, ropa de protección, batas. Las familias también se esán ofreciendo a traernos cualquier cosa cosas que nos haga falta. Para todas las trabajadoras está siendo muy emocionante recibir ese apoyo», agradece la directora de la residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela.

Por su parte, el resto de las 28 personas del personal que trabaja en la residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela va a permanecer en cuarentena en sus domicilios para evitar contagios y, en caso necesario, relevar al personas que ahora permanece en el centro. De este modo, explica la directora del centro, «prevemos que podremos dar continuidad a los cuidados con mayores garantías de seguridad. Estamos trabajando muy intensamente para adoptar todas las medidas posibles. Hay un riesgo muy alto así que nos planteamos hacer dos retenes, de manera que garantizamos que una parte de la plantilla está bien en sus casas que podrá entrar si es necesario. Tenemos mucho ánimo y somos conscientes de nuestra responsabilidad», asegura la directora de centro.

24 horas de convivencia en la Residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela

La cercanía y compartir tantas horas está haciendo de esta experiencia una convivencia muy bonita, reconoce Moreno. «La pena es que tenga que ser en estas circunstancias. Se está reforzando el vínculo que hemos hecho con los residentes en estos años de trabajo. Nos lo planteamos como estar en una pijamada o un campamento de verano», explica.

La jornada del turno de mañana inicia su actividad a las 7:30 de la mañana. Comienza con la preparación de los desayunos y luego cada unidad de profesionales se va adaptando al ritmo horario de la dependencia de cada grupo de residentes. Se están adaptando algunas rutinas y algunos residentes también colaboran a hacer camas y organizar el centro ya que el número de profesionales es algo inferior al habitual. «Ellos lo están viviendo con miedo. Es una situación que no han conocido. Algunos recuerdan las alarmas del sarampión, la guerra y la posguerra, situaciones difíciles por las que han pasado. Ahora asumen la situación con entereza y tranquilidad. Lo están llevando todo lo bien que pueden. Para ellos también es difícil llevar la cuarentena pero desde el principio han asumido que no podían salir, que era un riesgo para todos, y no ha hecho falta decirles nada. Es el sacrificio que hay que hacer», relata.

El contacto con los familiares estos días se mantiene gracias a las nuevas tecnologías, algo a lo que no son ajenos, y aprovechan en la medida que pueden. «Todos los que son hijos se manejan muy bien con las nuevas tecnologías. Los familiares mayores, como hermanos de residentes, son más de llamar al teléfono fijo de toda la vida. Pero el whatsapp y las videollamadas nos están viniendo muy bien y los residentes lo están viviendo con ilusión. Por nuestra parte solemos realizar videos y audios y los vamos transmitiendo. Es mucho más fácil así. Ellos ven la cara y sonrisa de sus hijos y se quedan mucho más tranquilos que si se lo decimos nosotros», comenta Moreno.

Petición de apoyo a Salud

Ya desde el interior han solicitado al Departamento de Salud del Gobienro de Navarra su colaboración en esta iniciativa. «Pedimos que se nos apoye con test rápidos en caso de ser necesarios y con refuerzo en equipos de protección si se confirmase algún positivo».

Familiares, particulares y entidades ya han aplaudido la iniciativa de los trabajadores de la residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela. «Estamos muy agradecidos por el apoyo que estamos recibiendo de familiares, de particulares y entidades de Tudela. Durante estas dos semanas se puede seguir en contacto con la residencia a través de video llamadas o llamadas al número fijo 948822600 o del correo electrónico. Cualquier aportación o sugerencia puede ser de utilidad y las canalizaremos a través del correo: recepcion@residenciagracia.com. Podemos estar muy orgullosos del equipo de profesiones que ha demostrado un acto de generosidad y valentía al permanecer aislados de sus familias porque ahora la prioridad en mantener a la Residencia libre de contagios pero también son fundamentales los trabajadores que se quedan en guardia y cuarentena en sus casas para poder relevarnos».


Equipo de profesionales de la residencia Nuestra Señora de Gracia

El equipo de profesionales que ha quedado a cargo de los residentes está formado por un terapeuta , dos enfermeras , la directora y 18 auxiliares . «También contamos con la imprescindible ayuda de la Comunidad de Hijas de la Caridad que aquí reside. Juntos estamos trabajando con la prioridad de garantizar la salud de los residentes y trabajadores pero también dar la mejor atención posible para que los residentes vivan el duro aislamiento de sus familias de la mejor manera posible , recibiendo mucho ánimo y cariño de todos los trabajadores que se están volcando con pasión en su trabajo», han concluido.