El alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, ha suspendido la celebración de las fiestas de Santa Ana de este año «porque no se dan las condiciones sanitarias y de seguridad para celebrarlas como nos gusta vivirlas».

«Somos una cuadrilla de 40.000 personas y algunos de los nuestros no están para fiestas. Nos toca acompañarlos en la despedida de sus seres queridos y que se recupere su ánimo. Es lo que hacen los amigos y cuando alguno no está para fiestas se deja para otro día», ha comentado al mismo tiempo que recordaba a la víctimas que ha dejado esta crisis sanitaria.

El alcalde ha avanzado que la inversión prevista en festejos se derivarán a medidas contra la crisis social y económica que ha ocasionado la pandemia y ha emplazado a los tudelanos a reencontrarse en el chupinazo del 24 de julio de 2021 dentro de 438 días.

Iñaki Arriazu, en nombre de las peñas, apeló también a la responsabilidad, mostrando su total conformidad con la suspensión festiva. Tras enviar su pésame a “las familias que han perdido seres queridos y ni siquiera se han podido despedir de ellos”, Arriazu comentó que “habrá tiempo para dinamizar el área de Festejos y allí estaremos apoyando en todo lo que haga falta; pero ahora es momento de ser responsables”.

Por su parte, Carlos Corral, en representación de restaurantes y bares, agradeció la “ejemplar reacción del Ayuntamiento para con nuestro sector con las medidas tomadas en los últimos días” y a la Asociación de Hostelería de Navarra por su trabajo negociador. “Nosotros vamos a estar ahí día y noche trabajando sin parar para mantener con vida todos los rincones de Tudela”, apuntó adelantando que “estaremos, eso sí, de la mejor manera en que nos permitan las normas y respetando todos los protocolos y recomendaciones sanitarias”.

La edil de Festejos, Verónica Gormedino, transmitió su pesar ante la suspensión, sobre todo teniendo en cuenta, dijo, a “todas las familias cuya base de subsistencia son las fiestas, como es el caso del sector de feriantes o el de las orquestas. “Solo puedo agradeceros, una y mil veces, la gran generosidad que todos habéis demostrado, respetando esta dura decisión que nos hemos visto obligados a tomar, y vuestra buena voluntad, ofreciéndoos siempre a ayudar y participar con este Ayuntamiento, vuestro trabajo no se perderá, yo estaré aquí para que lo podáis compartir con los tudelanos cuando este virus lo permita”.

Finalmente, José Javier López Bailo, del Cabildo de la Catedral, se sumó al mensaje de responsabilidad y de apoyo a las familias afectadas directamente por la enfermedad. “A día de hoy, el panorama sanitario para finales de julio es una absoluta incógnita, y más para actos de asistencia masiva como la procesión de nuestra patrona el 26 de julio. No sabemos el posible grado de remisión del brote epidémico ni la situación de normalización en la que podamos estar”, recordó. Por eso,”con todo el dolor que supone esta decisión, entendemos conveniente imponernos un nuevo sacrificio, privándonos de disfrutar, acompañando y/o viendo a Santa Ana en su paseo por la ciudad”.

Esta es la primera vez que se suspenden por completo las Fiestas patronales de Santa Ana, a excepción de la suspensión parcial que tuvo lugar en 1914 tras una explosión pirotécnica que causó varios muertos, y la total de 1936.

«No podemos incentivar la irresponsabilidad»

Toquero ha añadido que desde el ayuntamiento se cancela toda actividad y cualquier iniciativa relacionada con los festejos. «No podemos incentivarlas. Cancelamos todas las fiestas. Desde el ayuntamiento no podemos incentivarlas ni intensificarlas», ha comentado ante la posibilidad de que los ciudadanos realicen actividades en estas jornadas. «Estoy seguro que habrá gente en las calles» por lo que ha reclamado «responsabilidad y legalidad».

Por ello, el Ayuntamiento de Tudela descarta la organización o celebración de cualquier acto o actividad oficial entre el 24 y el 30 de julio, aunque, como adelantó el alcalde, “en próximos meses, seguiremos en contacto para, cuando las circunstancias lo permitan, poder planear distintas acciones que se diseminarán en meses venideros”. Además, “gran parte de la inversión prevista para las fiestas se destinará a la adopción y desarrollo de medidas contra la crisis social y económica generada por el Covid19 en la ciudad”.