Inicio Opinión Situación crítica de la efímera ephoron virgo al final del verano 2021

Situación crítica de la efímera ephoron virgo al final del verano 2021

La situación es crítica. La efímera Ephoron virgo desaparece de este tramo del río Ebro y sufre una caída brutal en sus eclosiones del 95% respecto a años anteriores a 2017. Si tenemos en cuenta que las efímeras son bioindicadores, su desaparición nos alerta de que algo grave está sucediendo en este tramo del río. Uno o varios problemas pueden estar afectando a este insecto, por ejemplo la contaminación de las aguas. A su vez, la contaminación lumínica del puente medieval de Tudela no está permitiendo que la especie se recupere, y directamente es la responsable de la desaparición y muerte de millones de individuos y la puesta fallida de miles de millones de huevos.

Ecologistas en Acción ha enviado un pequeño balance de la situación de la efímera (Ephoron virgo) a la Concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Tudela y a todos los grupos políticos representados en este Ayuntamiento, para buscar de forma urgente las soluciones que estén a nuestro alcance. Se solicita a su vez a los Grupos que valoren este documento y lo lleven al próximo Pleno.

En este informe, y pasado el ecuador de septiembre, hacemos balance de las eclosiones de efímeras del río Ebro a su paso por Tudela. El resultado de este verano de 2021 se califica como extremadamente grave y preocupante. De nuevo, y por quinto año consecutivo, su dinámica poblacional ha ido cayendo desde 2017 hasta hoy. Si bien el pasado 2019 llegaron a experimentar un ligero remonte, en 2020 y este año han sufrido un rotundo desplome, hasta tal punto, que en todos los años que llevamos de seguimiento, no hemos conocido ninguno otro peor. Y no sólo por las bajísimas densidades de las eclosiones, sino también por los escasos días que éstas han acontecido. Si en años anteriores a 2017 las eclosiones formaban densos grupos de individuos no solamente en las farolas, sino a través de todo el puente, estos últimos años apenas hay individuos, que no forman los episodios de años pasados.

En nuestras anteriores comunicaciones con el Ayuntamiento alertábamos a los responsables de esta institución de la grave afección de la contaminación lumínica sobre esta efímera. Esta especie de efímera sale del agua tras abandonar una fase larvaria de varios meses y se ve atraída por la luz que emiten las farolas del puente del Ebro. La vida de estos insectos, una vez alcanzado su estado alado o de adulto apenas dura unas breves dos horas, donde se producen la cópula y la puesta de los huevos.

 

Esta efímera actúa como si las farolas fueran la luna y la calzada iluminada fuera la superficie brillante del río Ebro. El problema de este episodio de contaminación lumínica es que millones de ejemplares, confundidos por las luces de las farolas y su reflejo sobre el asfalto, realizan su puesta sobre la carretera del puente y no sobre la superficie del río Ebro como debería de ocurrir en condiciones naturales, donde los huevos quedarían posteriormente adheridos a las gravas. Las larvas de esta especie excavan galerías en el lecho de los limos, arcillas y gravas del río desarrollando su labor dentro del ecosistema acuícola.

Otro factor a tener en cuenta es que esta especie concreta de efímera (Ephoron virgo), por su sensibilidad ante la contaminación las aguas, está considerada por la ciencia como un claro bioindicador en cuanto a su calidad en los grandes ríos donde habita. Por tanto, no resulta aventurado afirmar que algo no precisamente bueno está sucediendo en las aguas del Ebro, al menos en este tramo de su curso medio.

Los informes publicados por Ecologistas en Acción “Glifosato, una plaga para la salud de nuestros ríos, el medio ambiente y las personas” (https://www.ecologistasenaccion.org/147601/) y “Ríos hormonados” (https://www.ecologistasenaccion.org/35829/informe-rios-hormonados/) nos llevan a pensar que los productos fitosanitarios utilizados en la agroindustria puedan estar afectando a esta especie. Recordamos que los plaguicidas están diseñados para actuar como tóxicos contra los organismos a los que pretenden combatir, pero también pueden dañar a otros seres vivos.

A su vez, fue en el verano de 2017, con un gran estiaje, cuando comenzó este importante y significativo declive de las eclosiones. Desde ese año los niveles del río Ebro han sido muy bajos. Y a menor caudal mayor concentración de los contaminantes existentes en los cauces.

A su vez, desconocemos cómo pueden estar afectando otros factores relativos al Calentamiento Global y Cambio Climático, al no existir estudios, por ejemplo, sobre la temperatura media del agua del río Ebro. Es muy probable que pueda haber afecciones en este sentido ya que en otros ecosistemas muy frágiles, como los de la alta montaña, las consecuencias son ya reseñables. Desconocemos también, como pueden estar afectando diferentes especies invasoras.

Lamentablemente puede ser un conjunto de todas las anteriores razones el que esté afectando a esta especie de efímera de forma clara, ya que el número de eclosiones ha descendido alarmantemente. Y es nuestra obligación legal y moral actuar en aquello que esté en nuestra mano. Si las efímeras desaparecieron de los grandes ríos europeos debido a la elevada contaminación necesitamos tratar de remediar su extinción en el río Ebro, a su paso por Tudela.

Por ese motivo, desde Ecologistas en Acción pedimos que se ponga en valor el Patrimonio Natural y se salvaguarde de los daños y peligros que le están afectando. Desde nuestra asociación pedimos mayor voluntad para buscar soluciones a los problemas planteados en la red eléctrica o de seguridad vial y se reduzca o elimine la contaminación lumínica en el puente del Ebro durante unas dos horas y en la época de eclosión.

Si en países como Alemania o Hungría ponen en valor a las efímeras cortando incluso el tráfico rodado en puentes sobre los ríos, ¿por qué aquí no se adoptan medidas? Pedimos al Ayuntamiento de Tudela que lidere la defensa de esta especie y que actúe en aquello que pueda estar en su mano. A su vez, pedimos a Gobierno de Navarra que actúe como máximo garante del Medio Ambiente de Navarra. Entre estas dos administraciones deben buscar las fórmulas para preservar la especie de forma urgente, buscando incluso fondos europeos.

Los puntos de puntos de acuerdo que se solicitan son los siguientes:

  1. El Ayuntamiento de Tudela, entendiendo que la Ephoron virgo es un bioindicador de la calidad de las aguas de los ríos y considerando que la importante disminución de su población en el Ebro a su paso por Tudela es muy negativa, intentará -en el ámbito de sus competencias- proteger a esta especie de su desaparición en el tramo del río Ebro a su paso por la ciudad.
  2. El Ayuntamiento de Tudela solicitará a Medio Ambiente del Gobierno de Navarra la realización o el encargo de un estudio sobre los problemas que pueden estar afectando a la Ephoron virgo a lo largo de todo su ciclo vital, en particular en su forma larvaria, intentando encontrar las causas de la disminución de la población de efímeras, que pueden deberse a una contaminación del agua, del substrato u otra razón diferente.
  3. El Ayuntamiento de Tudela realizará las acciones precisas para solucionar el problema de la contaminación lumínica en el puente del Ebro de Tudela, habilitándose las conducciones y cableado necesarios para que la iluminación del puente pueda accionarse de manera independiente al resto de circuitos de fuerza o de iluminación del entorno, reduciendo o eliminando la contaminación lumínica durante unas dos horas y en la época de eclosión.

Artículo anteriorCarolina Milagro triunfa en el certamen de jotas de Corella
Artículo siguiente«La puerta a los cinco sentidos», lema del logo Turismo de Fustiñana