Inicio Opinión Sementales, por José Mª Blanzako

Sementales, por José Mª Blanzako

El edificio ha cumplido con múltiples usos siendo en el 2003, cuando se anunció que posiblemente sería la casa de cultura de Tudela. Pues bien, han pasado 20 años de declaraciones e intenciones de todo tipo y en estos momentos se encuentra en estado de ruinas, es un foco de infecciones y ofrece una imagen deplorable ante los ciudadanos de Tudela en particular y visitantes en general.

Es necesario para el lector el comentar algunas referencias y usos que ha tenido Sementales con el fin de entender lo que a continuación ha grandes rasgos explicó.

En 1372, se traslada a este inmueble la orden de Franciscanos. En 1837, con la desamortización de Mendizábal se marchan dichos frailes definitivamente. En 1841, se tira la antigua iglesia en ruinas y se abre la calle San Francisco. En 1936, cientos de Tudelanos y riberos de izquierdas y republicanos son encerrados en este edificio y algunos de ellos, sacados de allí a fusilar. En 1991, se cierra el cuartel y desde entonces enflaquece, se va deteriorando en el corazón del Casco Antiguo. Para 1997, el gobierno Foral propuso este edificio para la construcción de 34 viviendas de protección oficial, asunto que quedó aparcado ya que Príncipe de Viana recomendó mantener la estructura del patio interno del edificio.

En 2003, UPN adjudica al Sr. Moneo, el anteproyecto de la casa de cultura pese a existir informes jurídicos que señalaban podría tratarse de una designación irregular. En ese mismo año, PSN ve inviable ejecutar al mismo tiempo las obras de Sementales y Gaztambide, se supone por los altos costos de ambos proyectos.

Llega 2004, se deniega por parte del ejecutivo la subvención para este proyecto, a lo que Luis Casado, en aquel momento alcalde de Tudela, comenta que, buscarán financiación privada para el mismo. En aquel mismo 2004, el gobierno Foral al final, da el visto bueno a la conversión del cuartel en casa de cultura. LLega 2006 y el ejecutivo navarro prestó al ayuntamiento de Tudela, 12 millones de euros para la construcción de la mencionada casa de cultura de Tudela a interés cero. Hay que comentar que, el Sr. Moneo cobró por la confección del citado proyecto unos 600.000 euros. 2015, en enero el ayuntamiento de Tudela devolvió al gobierno de Navarra el préstamo de más de 12 millones de euros que la había dado en su día y del que solo había pagado un plazo de 750.000 euros, desestimando la famosa casa de cultura. En el 2018, Tudela destinó 350.000 euros para un proyecto cuyo objetivo era mantener y consolidar Sementales, es decir, frenar el deterioro producido por la humedad, arreglar las cubiertas dañadas, limitar el crecimiento de la vegetación y la entrada de animales etc. En definitiva, intentar mantener los elementos, que Príncipe de Viana dice hay que respetar como son, el claustro, los restos del antiguo mercado del patio y los arcos del antiguo convento, al final no se realizó nada.

El haberme entretenido en citar estas referencias, es para que la ciudadanía en general sepa que incidencias han ocurrido con este edificio. Que se ha querido hacer con él, siendo el resultado final que todos los días observamos, es decir, no se ha hecho nada. Y es triste que en Tudela la segunda ciudad de Navarra, nos permitamos mantener un escenario de desamparo como es Sementales y por tanto el Casco Antiguo de Tudela al que pertenece.

En este 2023 y fruto a mi entender de la cercanía de elecciones municipales, las intervenciones que se han escuchado últimamente en cuanto a la posible solución de este tema, han sido variadas. Desde el crear una mesa de trabajo para recuperar Sementales, pasando por convertir el edificio en un centro audiovisual, o en retomar el proyecto original de Moneo adaptándolo a la actualidad. Así mismo, convertirlo en un lugar de Memoria Historia etc. etc.

En este sentido, se podrá observar que después de tantos dimes y diretes, la voluntad de rehabilitación ha sido nula, fruto de una enorme dispersión de ideas por un lado y porque la obra en cuestión, la económica, es inviable a tenor de las cifras que se han manejado hasta ahora.

Cierto es que, en algún caso, han existido intereses políticos al uso, me refiero a que cuando el gobierno de Navarra, es de un color y el gobierno de Tudela de otro, los desajustes interesados producen esta falta de acuerdo y operatividad para solucionar problemas de cierto calado como es el caso.

Hay otros como los económicos. Por mucho que Sementales hubiera sido el Guggenheim de Tudela, según se dijo iba a ser en su día, la inversión antes cifrada en 12 millones de euros es algo que, a mí me asombra, más aún, estando el conjunto del Casco Antiguo de Tudela en el deterioro en que se encuentra.

Macroproyectos como este no son de recibo. Como referencia y aunque no es igual, pondré el ejemplo de teatro Gaztambide. Costo 9 millones de euros, y 9 años de construcción fruto de la falta de financiación adecuada y de divergencias. Hoy para que podamos disfrutar de este teatro, es decir, el abrirlo por parte de cualquier iniciativa popular cuesta entre los 2.000 y 3.000 euros aproximadamente, por lo cual, se limita la participación popular. Por otra parte, los espectáculos organizados por el ayuntamiento son relativamente caros, de ahí, que una casa de cultura de tal magnitud, tendría los mismos problemas de gastos de personal, limpieza, calefacción, mantenimiento etc. a la hora de abrir la casa, limitando su uso y por tanto el disfrute de la ciudadanía.

Después de todo esto y a modo de aportación personal, propongo para su estudio correspondiente lo que creo mejor y más simple puede ser para el futuro de Sementales, a partir de la grave situación en que se encuentra:

1. Soy partidario por razones de costos, operatividad y simplicidad el realizar un proyecto a partir del ayuntamiento, vecinos, organismos populares y culturales, príncipe de Viana etc. del derribo de lo que no sirva en este edificio bajo un presupuesto capaz de asimilarlo y una hoja de ruta que marque los tiempos de trabajo etc.

2. Príncipe de Viana debe indicar de forma definitiva, que se debe respetar arquitectónica y monumentalmente de este edificio en caso de que se decida derribarlo. Creo que lo importante sería, dejar la estructura del claustro y el patio, pues parece ser es lo que Príncipe de Viana en principio requiere.

3. Hacer un pequeño parque para disfrute de la ciudadanía, fundamentalmente para la que vive en la zona y completar así lo ejecutado últimamente en el paso de Pamplona.

4. Aprovechando el parque, dedicar el mismo, a las mujeres y hombres encarcelados, torturados y fusilados que estuvieron en este edificio, en el sentido de recuperar y mantener la Memoria Histórica.

5. La financiación de todo ello, deberá correr a cargo del gobierno de Navarra y del gobierno de esta ciudad, bien en base a fondos europeos o de otra índole.

6. Esta propuesta creo que es digna, realista y menos costosa para solucionar este problema que lleva más de 20 años sin resolverse.

Esta propuesta creo que es digna, realista y menos costosa para solucionar este problema que lleva más de 20 años sin resolverse.

Como nota final indicaré que, Tudela necesita evidentemente de una casa de cultura. En ese sentido, hay edificios capaces como la de la Bastida, palacio marques de Castejón y otras que bien pudieran rehabilitarse para cumplir con esta tarea consiguiendo así la recuperación de dichos edificios y por añadidura recuperar para el Casco Antiguo el ambiente urbanístico que necesita.

José Mª Blanzako