Compartir
Paloma Fernández refleja con su cámara la emoción de un día único

La larga experiencia con parejas de novios ha hecho que la fotógrafa Paloma Fernández haya creado un estilo propio en sus reportajes de boda. Sus trabajos tienen como resultado unas fotos emotivas, cercanas, profesionales, y que permiten revivir momentos mágicos e irrepetibles para una pareja.

Y es que la fotógrafa tudelana se convierte en un testigo privilegiado de ese día tan importante, captando cada detalle, cada mirada, cada gesto. “Para llegar a tener ese grado de complicidad es esencial el trabajo previo con los novios”, asegura Paloma Fernández. “Por eso, me gusta plantear un reportaje preboda, con los novios vestidos de calle, en un ambiente más relajado para que puedan mostrase tal como son. Elegimos un sitio y trabajamos despacio, sin prisas. Así, ellos se quitan el miedo a la cámara y los tres cogemos confianza.” Además, de esta forma, el futuro matrimonio podrá disfrutar de unas fotos de pareja.

De esta forma, Paloma Fernández es capaz de hacer único cada reportaje. “Cada pareja es distinta, yo estoy abierta a sus ideas para que su reportaje de boda sea especial y diferente a cualquier otro”. Con esta forma de trabajar, Paloma Fernández ha creado un estilo propio y muy personal, al que no escapa ningún detalle: “El día de la boda hay muchos gestos, sonrisas, también lágrimas… que me gusta captar e inmortalizar con la cámara. Es un día cargado de emociones que quedan reflejadas en mi trabajo”.

Protagonistas: los niños

También las comuniones son una especialidad para Paloma Fernández. Aquí, los niños son los protagonistas: “El objetivo es sacarlos tal como son, con toda su naturalidad. Me gustan los entornos naturales, abiertos, donde toda la familia puede relajarse”. Además, la fotógrafa no olvida todos esos detalles que componen el día de la comunión: el vestido de ellas o el traje de ellos, el peinado, los zapatos, esa medalla que le ha regalado la abuela… Ningún detalle escapa a la mirada atenta de Paloma Fernández.

No renunciar a nada

En cuanto al trabajo final de un reportaje de boda, los novios no necesitan renunciar a nada; Paloma Fernández incluye en todos sus proyectos las fotos, el álbum y el reportaje previo: “Los novios no necesitan decidir un número exacto de fotos, no hay un máximo ni un mínimo. Además, la pareja obtiene todas las fotos en digital, tanto calidad papel como web, estén o no incluidas en el álbum”. El resultado es un álbum muy personal, en el que los novios participan a la hora de llevar a cabo la maquetación y de dar forma al proyecto.

palomafernandezfotografia.com/bodas
info@palomafernandezfotografia.com
T.637892744