Inicio Colaboradores Carlos Muñoz Nomadland, por Carlos Muñoz

Nomadland, por Carlos Muñoz

La mirada de los perdedores

El film de la directora Chloé Zhao, es la gran favorita para llevarse el Oscar a la dirección, película y mejor actriz en la próxima edición del 26 de abril. La realizadora que ya deslumbró con The Rider, narra en esta ocasión la historia de Fern, una mujer a la que la crisis del 2008 le ha arrebatado el trabajo, el marido, empujándola a la carretera con su furgoneta, y llevar una vida nómada, realizando trabajos temporales para intentar sobrevivir. El film está protagonizado por: Frances McDormand, David Strathairn, Linda May.

Fern (Frances McDormand), es una mujer a la que la vida ha golpeado sin tregua. Su marido murió de un cáncer, la industria en la que trabajaban en un pueblo en el estado de Nevada ha cerrado, y con ella su medio de vida. Ante tales circunstancias, decide subirse a su único bien, una pequeña furgoneta, convertirse en nómada, y vivir a base de trabajos precarios allí por donde pasa.

En su viaje, conoce a otros individuos solitarios, golpeados en lo económico, en lo emocional ya que han perdido a sus hijos o les quedan escasos meses de vida. Atravesando el inmenso paisaje del Oeste de los Estados Unidos, se encuentra con reconocidos nómadas como: Bob Wells, un líder dentro de la comunidad nómada, Swankie, y Bob Wells (David Strathairn), un viudo que le ofrece la posibilidad de vivir con su familia, pero Fern ha apostado por alejarse de la convencionalidad y vivir en la provisionalidad.

Chloe Zhao se inspira en el libro de Jessica Bruder País nómada. Supervivientes del siglo XXI, para mostrar a través del personaje de Fern, el estilo de vida de un colectivo de desheredados, a los que la crisis económica les ha arrebatado todo, menos su dignidad. La realizadora está lejos de dar lecciones de moral y provocar el sentimentalismo barato, sólo retrata el universo donde se mueven estos individuos a la deriva. Para ello, combina el formalismo visual de los grandes paisajes, las puestas de sol a través de panorámicas, con primeros planos que muestran la contención emocional de una mujer cuya existencia se ha vuelto árida, incierta y solitaria. Sin embargo, el film posee ligeras flaquezas como cierta saturación visual paisajística, una música a veces intrusiva, y falta un contrapunto al personaje de Fern, alguien que nos permita conocerla más internamente.

No dudo que Frances McDormand acabará llevándose la tercera estatuilla a su casa, gracias a su recital de gesticulación y expresividad muy contenida, acorde con lo que exige la narración.

Un film que, mezclando ficción y realidad, presenta cómo el sistema económico sustentado en un capitalismo despiadado, provoca soledad, desamparo, desolación a todo aquel que no se sube a su caravana.