Las mujeres vivieron una jornada muy intensa

ANTONIO REMON/MILAGRO

La jornada del martes festivo en la localidad ribera de Milagro, además de otros actos organizados, estuvo marcada por la celebración del día de la mujer.
Los actos programados para este día comenzaron a las nueve de la mañana, puntualmente sonó el cohete anunciador del segundo encierro matutino desde el puente que se corrió con reses de la ganadería de Adrián Domínguez de Funes, y en el que no hubo que lamentar ningún incidente digno de reseñar entre los corredores. A la finalización de las mismas las cuadrillas se dirigieron a sus “piperos” para degustar los diferentes y variados menús que en ellos se preparan para hacer frente de nuevo a las vaquillas por el recorrido tradicional desde las doce a la una del medio día sin tener que lamentar ningún incidente digno de reseñar. Al término de las mismas encierro chiqui para los pequeños y pasacalles con la charanga con los gigantes para los pequeños.
Tras la finalización del encierro del medio día las participantes en el día de la mujer se dieron cita en el patio escolar para dar comienzo a los actos programados en su día que comenzaban con el lanzamiento, desde el balcón de la casa consistorial del cohete anunciador a cargo de la reina y damas de honor de la juventud 2019, Zaira Serrano Mora, Iria Santamaría y Carla Cerdán que fueron elegidas representantes de la Juventud y proclamadas como tales, en las pasadas fiestas de la Juventud de julio.
Zaira Serrano se dirigió a todas las asistentes en el recinto del cohete animando a las mujeres de Milagro a participar en este día, para a continuación dar los vítores oportunos a Milagro y San Blas, y tras lanzar las tres representantes los cohetes anunciadores de su día comenzaron los acordes de la Charanga Makoki que les acompañó a lo largo de todo el día, posteriormente se dirigieron a la ermita de Nuestra Señora del Patrocino para realizar una ofrenda floral a la Virgen del mismo nombre. Las mujeres cantaron una jota de inicio y posteriormente se procedió a la ofrenda floral a la Virgen por las representantes de la Juventud que también realizaron sus peticiones y se finalizó con otra jota alusiva al día de la mujer. A la salida de la ermita, la charanga Makoki comenzó a sonar de nuevo y comenzaron también los incesantes bailes de las mujeres hasta la hora del vermouth que se les ofreció junto al Restaurante Europa. Tras este acto se dirigieron también con incesantes bailes hasta el Polideportivo de las piscinas donde tuvo lugar su comida popular servida por Restaurante Irene de Cadreita a base de centros de ensalada templada con gulas, centros de revuelto de hongos y setas, langostinos a la plancha, carrilleras ibéricas en salsa Oporto, tarta de 3 chocolates y helado, café, vino, agua, gaseosa y pan al precio de 20€ por persona.
El número de asistentes de este año fue de 202 (17 más que el año pasado) comprendidas entre un amplio abanico de edad.
Tras la comida, acompañadas de la charanga Makoki, se dirigieron hasta el lugar de las verbenas donde se les ofreció un concierto para ellas a cargo de la orquesta Nueva Era.
Ya por la tarde, de nuevo suelta de vaquillas a partir de las seis y media en la plaza y en la calle, y tras el descanso, se celebró también un festival taurino para las mujeres en la plaza, donde las más atrevidas demostraron sus dotes toreras y donde no faltó algún que otro sobresalto. Al acabar este acto tuvieron su merienda en la plaza del mercado. Al finalizar los festejos taurinos, sobre las nueve menos cuarto de la noche, dio comienzo la tradicional “Bajadica” con los pasacalles de las dos charangas unidas y la alegría de las mujeres en su día.
Los más pequeños también pudieron disfrutar del torico de fuego tras la bajadica y anteriormente, desde las cinco y media de la tarde, una actuación infantil con payasos en el patio de las escuelas.
A partir de las doce y media de la noche verbena con la Orquesta Nueva Era.