Janko, Carmen, Maite y Susana, parte de los sanitarios que están pendientes de los pacientes que aloja el hotel Bed4U

Hace poco más de tres semanas Fran Comín, director del hotel Bed4U de Tudela, planteaba en una conversación informal en con jefe del servicio de atención primaria, Luis Serrano, la posibilidad de abrir las puertas del establecimiento a pacientes con Covid-19.

Entonces las noticias que llegaban desde China eran algo lejano y ajeno y el crecimiento de casos que estaba experimentando Italia parecían un punto anecdótico en la Europa Occidental. Sin embargo, el hotelero tudelano ya había interiorizado algunos hechos que habían pasado desapercibidos. Los hoteles de China se estaban utilizando para acoger a pacientes y en Venecia cerraban los hoteles. «Comenté que si las cosas se ponían mal igual podría venir bien el hotel», recuerda. Era una posición muy remota, reconoce, pero hace 15 días,  se retomaba la conversación reconociendo que el ofrecimiento podría ser algo más que necesario. «El hotel está a vuestra disposición», reafirmó de nuevo Comín.

La pasada semana un equipo del área de salud de Tudela se desplazó a las instalaciones del hotel ubicado en el polígono de la Barrena y valoraron sus instalaciones. «Es un edificio perfecto, un hotel en el extrarradio, fácil de llegar por carretera, y con un uso fácilmente reconvertible ya que no hay elementos que distorsionen acciones de salud como la presencia de moquetas, etc».

El lunes una nueva llamada pedía a Comín que estuvieran preparados. «Quitamos el cartel que habíamos puesto cuando el Gobierno decretó el cierre de todos los hoteles, algo que ya vivimos como algo insólito porque en 10 años nunca habíamos cerrado. Vino un equipo de unas 20 personas de aprovisionamiento, mantenimiento, catering, fisios, médicos y a las cuatro de la tarde entraba el primer paciente», explica el director del hotel.

En total el hotel ha puesto a disposición del área de salud una planta entera del con 19 habitaciones. A ellas acuden pacientes que podrían recibir el alta en poco tiempo, que gozan de autonomía y que se encuentran en la última fase de aislamiento tras superar la enfermedad. Podrían ir a sus casas pero por diversas situaciones no pueden permanecer aislados en ellas y pasan cuatro días en el hotel, donde permanecen confinados en sus habitaciones con servicio de TV y wifi.


Fran Comín: «Los héroes son los que están todo el día atendiendo a los pacientes»

«Llevamos 10 años mimando a los clientes. Ahora ha tocado la época de mimar a los pacientes. Estamos muy convencidos de lo que hacemos y es nuestro pequeño granito de arena a esta situación», afirma Comín que resta importancia a su acción. «Los héroes son los que están todo el día atendiendo a los pacientes. Yo solo he dejado un edificio. No hay personal del hotel y acudo un par de horas por la mañana y otro par de horas por la tarde por si necesitan algo».

Reconoce que en ningún momento pudo llegar a pensar que el hotel que abrió en 2009 iba a convertirse un día en un elemento de apoyo de la red sanitaria. «Se podría pensar que es un mal sueño pero creo que es todo lo contrario. Veo a pacientes que entran en el hotel y que van a disfrutar de un entorno agradable muy distinto al de un hospital. Tengo el sentimiento de que estamos haciendo algo bueno por la comunidad. La sociedad hace mucho por nosotros, visitando nuestros hoteles como clientes, y ahora, para tener el hotel vacío, pensamos que es algo que debíamos hacer y no nos ha costado nada», asegura el hotelero tudelano.

Desde que salió la noticia hemos recibido un montón de mensajes de apoyo. «Me han llamado muchas empresas, Aceites Sandúa por si necesitaba aceite, Kaiku por si necesitamos leche, otras muchas se ofrecen a todo lo que puedan hacer. Agradecen todo lo que estamos haciendo y la verdad es que reconforta. Estoy convencido de que la sociedad ahora necesita mensajes positivos y este es uno de ellos», concluye.