ADONA (Asociación de donantes de sangre de Navarra) ha realizado en el instituto Valel del Ebro una serie de ponencias para sensibilizar al alumnado hacia la donación de sangre.

Concretamente, las charlas fueron impartidas de manera muy didáctica y clara (y con apoyo audiovisual) por María Otermin, la responsable de comunicación de dicha entidad. El alumnado receptor abarcó todas las secciones de 4º ESO (desde la la A hasta la G) estudiantes que se encuentran en torno a los 16 años.

La ponente comenzó señalando que tres cuartas partes de la población necesitarán una transfusión en algún momento de su vida, dato que impactó al alumnado. A continuación, planteó un “viaje” a través de la sangre, propiciando una reflexión desde el punto de vista histórico y cultural. Al hilo de este tema, ilustró a los asistentes acerca de Miguel Servet, figura clave en la fisiología, quien describió por primera vez la función respiratoria. Destacó también los trabajos de William Harvey, quien demostró la importancia de los capilares en el sistema respiratorio y circulatorio.

Finalmente, fue en el siglo XIX cuando se empezaron a realizar las primeras transfusiones y cuando se descubrió la relevancia de los diferentes grupos sanguíneos: A/B/AB/0 y los diferentes factores de RH (+ o -). Por fin, en 1940 se aprendió a transfundir correctamente. En España el primer Banco de sangre se estableció en Barcelona, precursor de lo que hoy constituye el Banco de sangre y tejidos de Cataluña, puntero en todo el territorio nacional.

Centrándose en la situación actual, María Otermin comentó que en Navarra, actualmente, se necesitan entre 100 y 125 donaciones al día y aclaró cómo en España la donación es altruista, voluntaria y anónima, se trata de salvaguardar siempre la seguridad, tanto de los donantes, como de los receptores.

Las ponencias, posteriormente se centraron en la carencia de plaquetas a la que Europa actualmente se enfrenta, dado que es un elemento cada vez más demandado en la medicina y la farmacéutica. Comparó el modelo estadounidense de donación (de pago) con el modelo nacional y abogó por la extensión del sistema de donación a través de aféresis, en la que se extrae del donante sólo los elementos sanguíneos que interesan, en este caso las plaquetas, por ejemplo, en lugar de hacer la separación en el laboratorio, como tradicionalmente.

Las charlas resultaron de mucho interés, tanto para el alumnado como para el profesorado y ayudaron a la sensibilización acerca de un tema tan relevante como es la donación y el uso de la sangre en el ámbito nacional e internacional.

 

Artículo anteriorFibra óptica de 1.000 mb en Ablitas
Artículo siguienteLa Asociación Cultural Ribaforada Aurrera reconoce a la Asociación de amigos y amigas de Olentzero de Tudela por su 50 aniversario