IES Valle del Ebro visitan Bilbao
El grupo bajo la escultura de Bourgeois "Mamá"

El viernes 17 de marzo 31 estudiantes de las asignaturas Historia del Arte, impartida por Pablo Ijalba y de La historia a través del arte, el cine y el rock desde mediados de los 50, por María Razquin, realizaron un viaje a Bilbao para aproximarse al arte de diferentes períodos históricos. Este es el segundo curso académico que desde ambas asignaturas se diseña esta salida.

El Museo Guggenheim era parada obligada y la jornada comenzó por él. El objetivo era, además de analizar el edificio, sus obras de arte exteriores y las colecciones que alberga, reconocer la transformación urbanística que experimentó la ciudad desde finales de 1980 y que, con la inauguración del edificio en 1997, alcanza su primer hito.

Puppy y Mamá

Además de unas fabulosas instantáneas frente a Puppy y con las 33.000 láminas de titanio que recubren el edificio de Gehry de fondo, estos jóvenes pudieron enfrentarse a la controversia del arte contemporáneo. Pocos creyeron que la neblina, expulsada por las 1.000 toberas que flanquean la fachada norte, pudiese constituir una escultura, de niebla, como efectivamente es, obra de Fujiko Nakaya (Escultura de niebla nº 08025).

Tampoco parecieron muy convencidos de que la araña de Louise Bourgeois pudiese ser un sentido homenaje a su madre. Quizás al colocarse bajo las enormes patas para posar en una foto de grupo pudieron experimentar la protección que la artista quería transmitir con esta escultura.

Visita al Guggenheim

Ya en el interior, todos recorrieron las planchas de acero corten, o acero patinable, de la instalación de Richard Serra, cumpliendo con la premisa de esta escultura dinámica y envolvente, pudieron alcanzar así una experiencia espacial muy personal, pero trascendente. Por suerte, la visita coincidió con dos espectaculares exposiciones temporales en el Guggenheim: la dedicada a Joan Miró y la recién inaugurada sobre Oskar Kokoscha, que ocupa la segunda planta prácticamente por entero.

Tras una breve pausa para comer, exigencia del intenso programa previsto, los estudiantes pudieron aprovechar para realizar un rápido recorrido por las obras principales del Museo de Bellas Artes de Bilbao y reconocer mucho de lo aprendido en sus asignaturas: el intencionado contrapposto de la Lucrecia de Cranach, el conseguido escorzo de San Sebastián bajo el pincel de José de Ribera, o la supresión de la tercera dimensión en las lavanderas de Gauguin.

La Villa

El paseo hacia el Casco Viejo, donde se había programado una visita guiada con explicaciones de los profesores acompañantes, se aprovechó para admirar algunos de los edificios emblemáticos del Bilbao del Ensanche. Hacia 1900 la ciudad sobrepasó sus murallas y la expansión burguesa al otro lado de la Ría provocó un boom arquitectónico, que duraría tres décadas. El alumnado reconoció el ‘estilo del Ensanche’ desarrollado a través de tres generaciones sucesivas de artistas y con obras tan relevantes como el Palacio Chavarri (1889), el Palacio de la Diputación (1900), el Hotel Carlton (1919) o la Alhóndiga (1909).

Desde el puente del Arenal los estudiantes hicieron una ruta por la evolución medieval y moderna de la villa, desde el Portal de Zamudio y terminando en la iglesia de San Antón, Siete Calles mediante. Frente a la catedral, recibieron como souvenir unos típicos santiaguitos para que llevasen a sus casas, salvo que alguno no logró resistirse a la tentación, y otros se animaron a la ya antigua costumbre de enviar postales a sus seres queridos, para sorpresa de estos, seguro.