Los alumnos y alumnas pudieron conocer el proyecto de Comercio Justo

Durante los días 20, 21 y 22 de diciembre, el instituto Valle del Ebro de Tudela realizó unas jornadas sobre voluntariado con charlas, talleres informativos y colocación de diversos stands de las diferentes asociaciones implicadas.

Todos las secciones, de todos los cursos, de este macrocentro (de más de 1.000 alumnos) han acudido a alguna de las ponencias y han podido consultar sus dudas y reflexiones con los voluntarios, quienes se han acercado al instituto para dar a conocer su labor en los expositores que se han montado en el vestíbulo.

Concretamente, las secciones de 1º de la ESO han asistido a una ponencia de AMIMET y a otra de Comercio Justo. Las voluntarias de AMIMET, Iratxe Eraso e Inés Arnedo, les ilustraron acerca de qué es la discapacidad y de las diferentes barreras que se tienen que derribar: arquitectónicas, comunicativas y sociales.

Stand de Adona, donde pudieron descubrir cómo convertirse en donantes de sangre

El alumnado de 2º ESO recibió una charla muy interesante impartida por voluntarios del Banco de Alimentos. La ponente destacó la labor altruista, aconfesional y sostenible que realiza esta entidad navarra, que forma parte de una red 54 Bancos de Alimentos a lo largo de toda España. Sólo en Tudela el Banco de Alimentos atiende a 686 familias. Por otra parte, la ponente, Maite, destacó el derecho social que supone el poder comer y que todos los receptores han visto analizado su caso previamente a través de los Servicios Sociales.

El alumnado se mostró muy interesado y realizaron varias preguntas. Además, durante estos días, en el IES Valle del Ebro se han recogido alimentos que irán al comedor Villa Javier, además de juguetes para la infancia desfavorecida. Precisamente, el alumnado de 3º ESO recibió una charla sobre la importante labor de esta entidad, Villa Javier y su obrador.

Además, los estudiantes de 3º aprendieron cómo desarrollan su labor el refugio Muskaria y la asociación de animales RADAGAST. Muskaria es un refugio para gatos y realiza el método CES (captura, esterilización y suelta) de cara a controlar las colonias urbanas de estos felinos. Gestionan esta importante labor amparados por la legislación y en colaboración con el Ayuntamiento de Tudela. Radagast, en cambio, se centra en la recogida de perros difíciles, que provienen fundamentalmente de la caza. Su educadora los rehabilita y les busca una familia.

Por otra parte, el alumnado de 4º ESO fue instruido acerca de la labor de Cruz Roja. La ponente se centró en explicar al alumnado su trabajo, que en cada zona se centra en los aspectos que no llegan a cubrir otras entidades. Además, les habló de Cruz Roja Juventud y de cómo ellos mismos pueden participar en su voluntariado, les aclaró las diferentes alternativas que tienen, como apoyo educativo a la infancia o acompañamiento para la vejez. También recibieron una ponencia de ADONA sobre la donación de sangre y de médula.
El alumnado de 1º de Bachillerato recibió una sensibilización acerca de la desfibrilación automática, por parte de Tudela Cardioprotegida y una parte de su alumnado recibirá voluntariamente una formación más detallada el día 23. Estos alumnos del primer curso de Bachillerato también han podido escuchar a voluntarios de ATHENA, Asociación de Trasplantados y Enfermos Hepáticos de Navarra, quienes concienciaron a los jóvenes de cara al autocuidado y a la prevención de enfermedades en alza como el hígado graso, entre otro temas de salud hepática.

Finalmente, el alumnado de 2º de Bachillerato ha podido conocer de cerca la importante labor de voluntariado que se puede realizar en ANFAS, asociación navarra que, desde 1961, presta apoyo y defiende los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y de sus familias.

En definitiva, han sido unas jornadas muy provechosas para toda la comunidad del IES Valle del Ebro: tanto alumnado como trabajadores han conocido en primera persona la inestimable labor de un buen número de asociaciones que luchan por mejorar nuestra sociedad. Se ha promovido la reflexión y la concienciación para tratar de construir un mundo más inclusivo y solidario.

Las fechas de final de trimestre y previas a las vacaciones de Navidad también ha sido una buena elección. Esperemos que de esta formación salgan nuevos voluntarios y deseamos que hayan sido unas jornadas pioneras entre muchas más.

 

 

 

Artículo anterior“Donar sangre no cuesta nada y puedes salvar otra vida”
Artículo siguienteLa UNED de Tudela recibe el Premio del Consejo Social por su Buena Práctica “Alfabetización Digital para mayores: recortando la brecha digital”