Jesús Ansó y Mª Ángeles Pascual, taberneros populares

Los taberneros populares de este año apenas necesitan presentación. Jesús Ansó y su esposa, Mª Ángeles Pascual, llevan 46 años detrás de la barra del bar, prestando su atención y saber hacer a miles de clientes, muchos de los cuales se han convertido en amigos y parte de la familia del Bar Géminis, establecimiento que regentan desde hace 22 años en la Calle Juan Antonio Fernández de Tudela, junto al centro de salud Santa Ana.

Jesús y Mª Ángeles han dedicado casi toda su vida a la hostelería. En primero en aventurarse en este trabajo fue Jesús, que a los quince años comenzó a servir sus primeros cafés en la cafetería que regentaba Felipe Ichaso en la antigua Estación de Autobuses de Tudela. La bocatería de la Manzana, el Pub Honey, la cafetería Zuazu y la Discoteca Cocorico fueron otros de sus destinos antes de emprender por su cuenta su primer negocio, el Bar Kiss de Murchante, con 24 años recién cumplidos, recuerda. «Fue allí donde empecé mi etapa como autónomo. Tuve una oportunidad y la cogí». Fue en ese momento cuando se sumó al proyecto Mª Ángeles, que hasta entonces trabajaba en el sector de las limpiezas. «Desde entonces siempre ha estado conmigo y si no fuera por ella no sería nada», reconoce Jesús.

Tras dos años en Murchante, Jesús y Mª Ángeles se hicieron cargo del popular Bar Delicias, en la calle Díaz Bravo de Tudela y tras 11 años al frente del establecimiento regresaron a Murchante, localidad de la que conservan buenos recuerdos e infinidad de anécdotas. «Unas fiestas de Murchante nos había asustado. Se celebraba un día muy grande y no abrimos por miedo a lo que pudiera pasar. Nos encontraron en la Plaza del Curica, nos cogieron a hombros a la puerta del bar y por narices tuvimos que abrir. Abrimos y lo pasamos muy bien». Hace 22 años volvieron a Tudela para hacerse cargo del Bar Géminis que actualmente regentan.

Han sido de copas, de día, de noche, de almuerzos, de comida, «toda una vida», reconoce una pareja que ha puesto todo al servicio de los clientes. A Jesús y Mª Ángeles les cuesta elegir entre tantos momentos vividos, pero lo mejor, aseguran, ha sido la gratitud de la gente. «Sientes que te aprecian, personas a las que vez todos los días, que te sigue, que viene y que cuando dejas de verlos un tiempo y vuelven es como si los hubieras visto ayer. Es como las grandes amistades, igual. Para nosotros es lo más grato», aseguran.

El homenaje que les ha preparado Moskera ha sido toda una sorpresa. «No es solo un reconocimiento propio, sino a toda una generación ya que en Tudela somos muchos. Cuando empecé había una cuadrilla bastante grande que, por la edad, lo va dejando poco a poco, y está bien que se nos reconozca a los de casa el trabajo que hemos hecho durante tantos años», reivindican.

El homenaje será, además, el punto final para una etapa que nos ha marcado como sociedad y especialmente complejo para la hostelería. «Han sido dos años muy duros. Encima se han pasado sin enterarnos. Nos dejan un borrón muy gordo». El regreso a la normalidad festiva, confiesa Jesús, le tiene asustado. «Lo bueno es que hace años no trabajamos las fiestas, y hemos aprendido a disfrutarlas, que también es bueno». Además, apunta Mª Ángeles, «este año nos cambia un poco porque ya somos abuelos y los disfrutaremos de otro modo».

Aunque su trabajo no les ha permitido disfrutar demasiado de las fiestas, Jesús y Mª Ángeles reconocen que han hecho de su forma de vida la forma de disfrutarlas. «Cuando estás detrás de la barra te olvidas de todo lo demás, te centras en tu trabajo, y procuras estar con la gente a bien. Aprendes a vivir la vida de otra manera, sabes que cuando los demás están de fiesta tu estás trabajando pero también cuando los demás están trabajando, a lo mejor, tu estas de fiesta. A todo se acostumbra uno», señalan.

Con este reconocimiento la peña Moskera quiere dar su particular homenaje a todas aquellas personas que han dedicado su vida al mundo de la hostelería, a aguantar a peñistas y juerguistas en las fiestas mientras ellos ponían toda su dedicación y paciencia a atenderles tras la barra del bar, en restaurantes, etc. El homenaje será el día 25 de julio, a la 17:30h. en la Plaza de la peña Moskera.

Artículo anteriorJulián Valero, abuelo de Tudela
Artículo siguienteCongregación de Santa Ana: “Para paliar los efectos de la pandemia creamos los Momenticos con Santa Ana”