El alcalde de Corella, Gorka García, ha agradecido el comportamiento demostrado por los vecinos y las vecinas de la localidad en este última semana en la que en condiciones normales la localidad hubiera estado celebrando las fiestas en honor a San Miguel.

García ha reconocido que el comportamiento de los corellanos ha sido «responsable y ejemplar» y que en estos días han dado muestra de su compromiso para tratar que los contagios que está dejando la pandemia por la enfermedad del coronavirus vayan a más. «Creo que todos, desde los jóvenes a los mayores, han demostrado ser conscientes de la situación que nos está tocando vivir y han estado a la altura de las circunstancias. Desde el Ayuntamiento insistimos en actuar con responsabilidad y mantener las normas de seguridad. Estos días recordamos que está en nuestras manos, en las de todos y todas, evitar los contagios, y creo que así lo hemos demostrado».

Entre el 23 y y el 30 de septiembre no se han producido incidencias en la localidad, algo que para el alcalde es de una enorme satisfacción después de ver qué ha ocurrido en otras localidades del entorno y comprobar luego sus consecuencias. Como en otras localidades se prohibió acceder a los cuartos y continúan prohibidos los botellones. «Hubo unos controles especiales el día del chupinazo especialmente para cuartos y huertos sin que se produjeran incidencias, lo que demuestra que la gente se comportó».

El alcalde reconoce que estos días ha sido extraño pasear por unas calles en otros momentos repletas de ambiente y bullicio. «Parecía un ambiente invernal y sobre todo la sensación ha sido de tristeza al pensar como estarían las calles en otro momento si todo hubiera sido normal», ha indicado.

Por último, García ha pedido a los corellanos y corellanas que no bajen la guardia, que ese comportamiento y responsabilidad demostrado en esta pasada semana se mantenga mientras dure la pandemia. En la actualidad, la zona básica de salud cuenta con 332 casos acumulados desde que empezaron a contabilizarse en el mes de marzo, «así que no tenemos que bajar la guardia. Todos estamos viendo cómo están localidades de nuestro entorno, lo que ha pasado en Alfaro o ahora en Calahorra, Arnedo, Falces o Funes», recuerda deseando que las denominadas «no fiestas» de este año dejen un incremento de casos como ha ocurrido en otros lugares.