El Balneario de Fitero ha comenzado a recibir este lunes a los primeros seis residentes de residencias de mayores de la Ribera con positivo en Covid- 19 que no necesiten hospitalización.

El departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra ha habilitado en las instalaciones hoteleras 48 plazas, con una previsión de ampliación en el caso de que fuera necesario de 96.

El Balnerario acogerá a personas del entorno más próximo, residencias localizadas en la Ribera. Además de las seis personas residentes que llegarán hoy, las instalaciones acogerán a dos enfermeras de Atención Primaria de la zona que han solicitado alojamiento mientras dure la pandemia para prevenir posibles contagios y poder seguir trabajando, en un momento en el que el personal sanitario hace tanta falta.

Los ingresos máximos por día serán seis, para poder organizar adecuadamente la provisión de cuidados. La decisión de los traslados se tomará conjuntamente con las direcciones de los centros, atendiendo al historial médico.

Estas actuaciones se contemplan dentro de las medidas complementarias de carácter organizativo, en el ámbito de los centros de servicios sociales de carácter residencial, previstos en la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, en función de la situación epidemiológica y asistencial de cada centro residencial.

Equipo de trabajo

Entre estas medidas se incluye también el nombramiento por libre designación entre personal funcionario, perteneciente o adscrito a alguna de las Administraciones Públicas de Navarra, para los puestos de dirección de estos centros. En el caso de Fitero ha sido nombrada Olga Cuairán, que trabaja habitualmente en el Centro de Valoración que la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas cuenta en Tudela.

El equipo contratado para la puesta en marcha cuenta con personal de enfermería, cuatro personas, contratadas por el Departamento de Salud, y el personal contratado por el Departamento de Derechos Sociales: seis personas cuidadoras, dos para cocina, una de mantenimiento (la misma que lleva mantenimiento del Balneario) y un médico.

El resto del personal será contratado de manera progresiva, según vayan llegando residentes. Derechos Sociales estima que si se da la plena ocupación serían necesarias un total de 20 personas cuidadoras y en caso de doblarse hasta 40.

También se han subcontratado los servicios de limpieza y lavandería, ésta última a la empresa Ilunión del grupo ONCE, de economía social.

Acondicionamiento con voluntarios de Cintruénigo y Fitero

Las actuaciones para su acondicionamiento se han realizado en apenas cuatro días y en ellas han participado las brigadas municipales de los Ayuntamientos de Cintruénigo y Fitero y personas voluntarias de ambas localidades. También han llegado todos los suministros necesarios, entre ellos los EPIS, y equipamiento informático necesario para la gestión y el acceso al historial clínico.

La consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, ha agradecido todo el trabajo voluntario desplegado y la implicación de ambos ayuntamientos para que todo esté listo en el menor tiempo posible. “Los alcaldes de ambas localidades se han puesto a nuestra disposición desde el minuto cero. Hemos encontrado en ellos grandes aliados y una gran sensibilidad hacia la situación de las personas mayores de su entorno”, ha manifestado. También ha agradecido a los responsables del Balneario de Fitero la cesión gratuita de sus instalaciones y las facilidades dadas, así como al conjunto de personas e instituciones que han permitido la apertura en tiempo récord de este recurso.