En estas mismas fechas habría arrancado la IV Edición del Certamen de Arte Efímero Des-Adarve, un espacio de encuentro en el que tratábamos de poner en valor el patrimonio cultural y arquitectónico de la capital ribera mediante la participación ciudadana y la creatividad del arte contemporáneo.

Durante diez días se realizaban en Tudela más de dos docenas de actividades abiertas y gratuitas de todo tipo de disciplinas para las que, solo en la última edición, se implicaron más de cien personas: locales y de distintas regiones y países. En sus tres ediciones el alcance de la convocatoria logró una respuesta internacional, recibiendo propuestas de intervenciones desde Latinoamérica y Europa.

A través de actividades e intervenciones artísticas efímeras se abrían al público y ponían en valor espacios históricos de la ciudad con nuevos usos. Así, se daban a conocer lugares que de otra manera permanecían cerrados, olvidados o resultaban únicamente de paso, como el Claustro de la Iglesia del Carmen y el Patio del Palacio Decanal o «el Tazón» para muchos. De este modo, se invitaba a crear y reflexionar en torno a nuevas formas de habitarlos y de relacionarnos con ellos atrayendo talento local y externo. Los espacios recuperados estimulaban la memoria de unos y la imaginación de otras en un diálogo diverso, a la vez que se reivindicaba la necesidad de preservarlos como testimonio de nuestra historia y convivencia.

Se hacía especial hincapié en la necesidad de aproximar el arte contemporáneo a todo el mundo, no solo a través del diálogo con los artistas y las visitas guiadas, sino también implicando a diferentes colectivos locales en los talleres así como deslocalizando las actividades en espacios que desencadenaban la mezcla. Además, la temática transversal abordaba problemáticas de actualidad de la ciudad. Gracias a esta participación y democratización del arte, cada persona aportaba y enriquecía las jornadas, rompiendo así la barrera de la compartimentación de museos y teatros, la jerarquía entre artista y público. La cultura se acercaba a diferentes personas y entidades, estaba en la calle.

Ahora, brilla por su ausencia y ha sido limitada aún más con la aprobación de la ordenanza que prohíbe la música en el espacio público.

Des-Adarve fue creado en base a estos principios: Patrimonio, Arte Contemporáneo, Participación y Diversidad, como valores que guían la producción cultural y la creación artística. En la actualidad, estos conceptos pueden acabar extinguidos; no sólo por la desaparición de este Certamen, sino por la falta de apoyo institucional a otros proyectos y actividades que estaban floreciendo en Tudela, gracias al impulso de diversas personas, colectivos, agentes y público.

El pasado febrero de 2020 pudimos conocer la decisión del actual equipo de gobierno del Ayuntamiento: Des-Adarve dejaba de celebrarse anualmente para convertirse en un Certamen «bienal», a pesar de haber cerrado el año anterior la edición más exitosa y con mayor número de actividades y participantes. Este 2021, el equipo creador del Certamen no ha tenido noticia alguna para la ejecución de una nueva edición. Por segundo año consecutivo tampoco habrá Des-Adarve.

Habrá quien argumente que el certamen era inviable estos dos años por la situación de pandemia, ignorando que otros parecidos como Architectures Vives, en Montpellier, más próximos como Concéntrico en Logroño o incluso promovidos por ayuntamientos con un presupuesto posiblemente más modesto como A Cel Obert en Tortosa, se han realizado y perduran con el apoyo institucional más allá de intereses políticos.

La ausencia de Des-Adarve, al igual que otros proyectos y actividades culturales, es un síntoma de la grave situación a que da lugar la actual forma de entender y promover la cultura en nuestra ciudad. Ante ello queda el talento y la imaginación de los artistas, el esfuerzo y profesionalidad de los técnicos que facilitan el proceso creativo y las ganas de implicarse y generosidad de tantas entidades y colectivos. Queremos agradecer de nuevo a todas las personas que hicieron posible las ediciones anteriores y que se han interesado por la continuidad del Certamen. Buscaremos nuevos lugares de encuentro, nos volveremos a ver.

Mikel Pau Casado y Marta Pérez

Artículo anteriorDeclarada urgente la expropiación de bienes para el carril bici entre Tudela y Fontellas
Artículo siguienteLa campaña de riegos 2020-2021 en Bardenas, la más seca de la historia