Inicio Tudela Constancia, esfuerzo y responsabilidad, claves para un correcto aprendizaje

Constancia, esfuerzo y responsabilidad, claves para un correcto aprendizaje

“La mayoría de lo que se aprende en el colegio es a través de un texto escrito, por eso es tan importante solucionar cualquier dificultad de este tipo”“La mayoría de lo que se aprende en el colegio es a través de un texto escrito, por eso es tan importante solucionar cualquier dificultad de este tipo”

Ana Córdoba Jacoste

A&C Gabinete Pedagógico es un centro de apoyo a los alumnos para trabajar todo tipo de dificultades de aprendizaje. “Atendemos todas las cuestiones que pueden aparecer a lo largo del proceso de aprendizaje”, explica su responsable Ana Córdoba, “cuando los padres ven que el niño no va bien en el colegio o que le cuesta aprender a leer… Aquí le damos el apoyo que necesita”. En A&C llevan a cabo una primera evaluación para saber si hay un origen determinado del problema y en función de eso, se trabaja con el alumno de una forma u otra: “El apoyo suele estar dirigido al problema concreto, pero lo enfocamos de forma global, integral, intentado solucionar la causa si es que la hubiera de algún tipo”.

Los problemas más comunes con los que se encuentra esta experimentada pedagoga suelen ser de lectoescritura y comprensión lectora: “Casi siempre un problema de aprendizaje viene de un mal asentamiento de la lectura, la escritura, la comprensión, del razonamiento lógico…”, explica Ana Córdoba. “Cosas que igual no han terminado de integrarse bien. También hay problemas de habla en niños más pequeños, que puede derivar – aunque no siempre- en una dificultad en la lectoescritura. Al fin y al cabo es la base para todo el aprendizaje posterior. En el cole, la mayoría de los aprendizajes son a través de un texto escrito, por eso es tan importante solucionar cualquier dificultad de este tipo”.

En cuanto al origen del problema, un mal asentamiento de la lectoescritura puede tener que ver con un mal desarrollo motor. “Por eso, cuando trabajamos con un niño, si vemos que algo no avanza, tenemos que ver cómo ha sido el desarrollo global. Se intenta trabajar desde todas las perspectivas para que le sea más fácil alcanzar todos los objetivos del colegio”.

“El desarrollo evolutivo ideal no siempre existe”, comenta la pedagoga. “Si hay una etapa, como puede ser el gateo o el reptado, que el niño se ha saltado o no ha hecho correctamente, esto puede influir en los aprendizajes posteriores,aunque no es absolutamente determinante. Hay muchos factores que influyen como el carácter, la capacidad intelectual de base, la estimulación recibida, y muchos otros. Hay que tener todo eso en cuenta para saber por dónde trabajar con cada niño”.

Sin esfuerzo no hay recompensa
Pero por mucho diagnóstico y apoyo que se ofrezca, el esfuerzo es inevitable: “Los milagros no existen. El esfuerzo es la clave. Y en cuestión de aprendizaje, los resultados se ven a largo plazo. Hay que tener paciencia, constancia y responsabilidad. Y aprender a poner límites por parte de los padres. A los niños hay que exigirles responsabilidades poco a poco. No hay que darles todo hecho, tienen que ser cada vez más autónomos. El cerebro del niño necesita oportunidades para aprender a sobrellevar las frustraciones naturales de la vida. Cada uno tiene que poner su parte, trabajar mucho y las cosas salen poco a poco”.