Alberto Añón, alcalde de Cascante
Publicidad

Cascante aprobaba el pasado 1 de febrero el presupuesto de 2021 por un importe de 3,6 millones de euros con los votos a favor de Navarra Suma y las abstenciones de PSN-PSOE y CIC. El proyecto, reconoce el alcalde de la localidad, Alberto Añón, está condicionado por la situación, «por lo que nos hemos centrado en lo que consideramos prioritario y fundamental, vinculado en su mayor parte al gasto corriente, que  es el que permite mantener la actividad diaria del ayuntamiento y los servicios municipales».

En 2 años hemos rebajado el tipo impositivo de la contribución un 25%

¿Qué destacaría del presupuesto aprobado por el ayuntamiento de Cascante para este año?

Cuando aprobamos los tipos y tasas en noviembre de 2020 apostamos por una bajada de la contribución territorial. Sabíamos que esto nos iba a ocasionar una merma de ingresos, pero nuestro objetivo ha sido facilitar a los vecinos la situación económica. Fruto de la pandemia hay gente que lo está pasando mal y lo que pretendemos es que el ciudadano no tenga una carga impositiva alta. Por eso, si la carga de la contribución era de 0,29 puntos, este año la hemos bajado al 0,275. En 2019 era de 0,36, con lo que en 2 años la hemos bajado un 25%. Entendemos que era el momento de apretarnos el cinturón. La rebaja de impuestos es algo fundamental, aunque esto conlleve tener que ponernos las pilas ya que nos quedará menos dinero para acometer otro tipo de actuaciones, principalmente inversiones.

Estamos pasando por algo que nadie deseaba. Creo que no ha sido un año bueno para nadie

¿Se deja notar la situación sanitaria en las cuentas del ayuntamiento?

Estamos pasando por algo que nadie deseaba. He expresado muchas veces mi solidaridad con el resto de alcaldes de otras localidades. Creo que no ha sido un año bueno para nadie de nosotros. Desde luego ha habido mucha inconcreción por parte del Gobierno de Navarra a la hora de tomar decisiones. Sé que muchas veces parece que son los alcaldes los que tienen la culpa, pero venimos de un estado de alarma donde las competencias de los ayuntamientos son muy limitadas. Es una situación nadie la preveía y esperaba y en muchos momentos nos ha tocado incluso improvisar. Todo ello nos ha supuesto un aumento de costes por el refuerzo de servicios como la limpieza y la desinfección y ha habido que tomar medidas extraordinarias. Pero espero que poco a poco salgamos de esta y volvamos a la normalidad.

¿Responde a las necesidades que tiene ahora mismo Cascante?

Es un proyecto básico, que responde a las necesidades del día a día. Lo bueno que tiene es que este año a los ayuntamientos se nos va a permitir hacer uso del remanente del tesorería y creemos que lo más importante de cara a 2021, es hacer uso de este remanente de 708.000 euros para acometer proyectos e inversiones.

¿Qué actuaciones e inversiones se van a llevar a cabo con este dinero?

La actuación más importante que vamos a acometer es la ampliación del salón del club de jubilados y reforma de sus aseos, valorada en 333.000 euros. Es una actuación ambiciosa para nosotros y que se lleva reclamando desde el año 2013. El club de jubilados tiene 600 socios y acoge a un sector de población que ha sido muy vulnerable durante la pandemia. Creo que tenemos la obligación moral de dotarles de mejores instalaciones sociales para que puedan seguir llevando a cabo los proyectos que tienen, que les sirva de reconocimiento y les devuelva la ilusión.

También vamos a sustituir dos importantes colectores en las redes de distribución y saneamiento de la localidad, como son los de Ciudad Jardín y calle Victoria debido a su deterioro. Cosas que no se ven pero que son necesarias. Y vamos a crear una zona infantil y de esparcimiento en el patio de la Casa Duplá, en pleno casco antiguo, con un presupuesto de 53.000 euros.

Otra actuación valorada en 22.000 euros nos va a permitir habilitar una nueva báscula municipal. Llevamos muchos años con una báscula que no se puede equilibrar y es necesario que Cascante cuente con una báscula pública para que puedan hacer uso de ella los autónomos y empresas de la localidad que, ahora mismo, se ven obligados a desplazarse a otras localidades cercanas o a la bodega.

También vamos a terminar de desarrollar las obras del campo de fútbol. Cuando se desarrolló el proyecto en 2009-2010, quedaron unos cuartos sin terminar de rematar en el edificio de los vestuarios. También queremos adecentar con una escaleras la comunicación de las pistas de atletismo con el campo de fútbol y, por último, cerrar todo el perímetro con una acera. Todo el proyecto está valorado en 32.000 euros.

¿Y queda margen a otras iniciativas?

Queremos poner en marcha y redactar el proyecto para trasladar y ampliar la escuela de música a las instalaciones del antiguo colegio público y habrá que esperar a ver cómo resultan las adjudicaciones de estos proyectos para, si hay bajas y nos queda margen, acometer otros proyectos que están a la espera como son la mejora de la Placeta de los Bodabillas y destinar dinero para el asfaltado y arreglo de calles.

Asimismo, el Gobierno de Navarra daba a conocer recientemente que ha decidido acometer en el Plan de Infraestructuras Locales determinados proyectos que quedaron en reserva. El ayuntamiento de Cascante presentó en 2016 dos proyectos que en su momento se quedaron fuera, como fueron la renovación del alumbrado público, que poco a poco se ha ido acometiendo con recursos propios, y el proyecto para adecentar los bajos de los jubilados. Ahora tenemos que valorar si vamos a poder contar con recursos propios  para poder acometer esta actuación valorada en 74.000 euros, ya que si el Gobierno aporta 54.000 euros el resto tendrá que ser costeada por el ayuntamiento.

¿Tienen ya propuestas para el próximo Plan de Infraestructuras Locales?

Me suena que algún partido firmó en los presupuestos generales de 2021 en letra pequeña que este año se redacte el PIL para empezar a ejecutar en 2022. Nosotros vamos a seguir apostando por el tema de renovación de redes e incluso la renovación del suelo de la Plaza de los Fueros que es algo que tenemos pendiente. Creo que es necesario instar al Gobierno de Navarra a agilizar el proyecto del PIL.

¿En qué situación socioeconómica está la localidad después de todo lo que ha tocado vivir?

Creo que no está en mala situación, siempre hablando en líneas generales, y el número de personas en situación de vulnerabilidad y desempleo es similar a la que había antes de la pandemia. Pero también es cierto que hay sectores, con profesionales de la localidad, que no han tenido la oportunidad de trabajar ni en 2020 ni en 2021 y a los que tenemos que trasladar nuestra solidaridad como ayuntamiento y deseo como sociedad de que esto pase cuanto antes, para que puedan volver a desarrollar su actividad en las mejores condiciones posibles.

¿Tiene previstas nuevas ayudas para la hostelería, comercio, autónomos?

La situación no es la del 2020, pero no cerramos esa opción. Veremos el dinero que nos puede quedar libre. No hay que olvidar tampoco que desde hace años contamos con una partida de ayudas para emprendedores y nuevas actividades económicas.

Más allá de la algarabía, las fiestas son una actividad económica de la que dependen muchos colectivos

A los ayuntamientos se les ha recomendado que no haya fiestas, ¿tiene alguna esperanza en que puedan celebrarse?

Se nos ha recomendado que no hagamos fiestas pero es una competencia de los alcaldes y los ayuntamientos. Entiendo que si no quieren que haya fiestas la recomendación tiene que llegar a través de Salud Pública o la Federación Navarra de Municipios y Concejos.

Lo cierto es que tendríamos que empezar a establecer algún tipo de criterio porque creo que ahora todos los alcaldes y ayuntamientos estaremos en la tesitura de hacer o de no hacer fiestas. Además de eso hay que saber lo que se permite y lo que no en función de los aforos. Hay mucha gente que vive de las fiestas de los pueblos. Orquestas, ganaderos, promotores de espectáculos, venta ambulante… con lo cual más allá de la algarabía, alegría y celebración, hay una actividad económica de la que dependen varios colectivos.

¿Qué proyectos está demandando ahora mismo Cascante al Gobierno de Navarra?

Ahora mismo sobre la mesa tenemos un proyecto fotovoltaíco y eólico promovido por el grupo Enhol. Es un proyecto que comenzó a gestarse en 2019 y llevamos más de un año, desde marzo de 2020, esperando la resolución en lo que afecta al proyecto fotovoltaico. Es un proyecto ligado a una misma línea de evacuación y si no sale adelante el solar imagino que se descartará el eólico. Además hay otros dos proyectos eólicos de interés, promovidos también por Enel y Endesa, y estamos a la espera de saber qué pasa con el Canal de Navarra como zona regable que somos en el mismo.

Por otra parte estamos muy ilusionados con el proyecto para la instalación de una industria farmaceútica, y esperamos que este mes de mayo o junio presenten ya el proyecto de una iniciativa que para nosotros es muy importante.

¿Estos proyectos posicionarán a Cascante de cara al futuro?

Somos una localidad que necesita recursos económicos. Sabemos que es un coste hipotecar una parte del comunal para generar ingresos, pero aportarán un aumento considerable de recursos económicos. Si no hay ingresos no quedará otra que recortar gastos o subir impuestos. Por eso es tan importante que salgan delante estos proyectos.


Zona en la que está previsto construir el nuevo centro de salud de la localidad

“El nuevo centro de salud se construirá en el antiguo campo de fútbol”

La ubicación la ha determinado el Departamento de Salud en base a sus criterios y necesidades

¿En qué situación se encuentra el proyecto para la construcción del nuevo centro de salud de Cascante?

En junio de 2019 el Departamento de Salud nos planteó la posibilidad de realizar un nuevo centro de salud y nos emplazaron a ceder algún espacio público, y así lo hicimos.
El ayuntamiento trasladó las distintas opciones disponible y, finalmente, el Departamento de Salud ha elegido el antiguo campo de fútbol como la más adecuada en base a sus criterios y necesidades.

Sabemos que es una elección con gente a la que le gusta y otras que no, pero para nosotros la buena noticia que podamos contar próximamente con un nuevo centro de salud. Creemos que es una muy buena noticia para Cascante y para el resto de localidades del valle del Queiles que dependen de nuestra zona básica de salud.

También sabemos que los profesionales defendían un proyecto de un edificio en una planta, pero como el Gobierno ha decidido incluir el proyecto dentro de los fondos de recuperación europeos no hemos tenido margen en el ayuntamiento para hacer las modificación urbanísticas necesarias y, finalmente, se levantará un edificio de dos plantas.

Artículo anteriorLa tudelana Marta Pérez publica «La niña que llegó con un futuro bajo el brazo y otros relatos seudomaternales»
Artículo siguienteTudela acogerá el documental «Armonías para después de la guerra»