El Ayuntamiento de Tudela acudirá mañana a Pamplona al “Comité de crisis” convocado por el Instituto de Salud Pública de Navarra dentro del Plan de Emergencias activado con motivo de esta ola de calor.

La AMET advierte de que este episodio será “excepcionalmente adverso” por su intensidad, duración y extensión aportando la predicción de que en el Valle del Ebro pueden superarse los 42 grados y con temperaturas mínimas entre los 20 y los 25 grados.

El Ayuntamiento informará, tras la reunión de mañana, a la que acudirá en delegación del alcalde el concejal Fernando Ferrer, de las decisiones que en ella se adopten.

Desde el Ayuntamiento se vuelve a instar en seguir las recomendaciones ofrecidas para prevenir y mitigar los efectos negativos que el calor excesivo puede tener sobre la salud de los ciudadanos y en particular de los grupos de riesgo tales como personas mayores, mujeres gestantes, niños y enfermos crónicos, o personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre.

Para minimizar los daños que estas personas y la ciudadanía en general pudieran sufrir, recordamos nuevamente estas

recomendaciones

Protegerse del sol, evitando salir a la calle y hacer esfuerzos físicos en las horas de más calor (12-17 h.).

Beber más agua y líquidos frescos de manera frecuente sin esperar a tener sed.

Evitar bebidas alcohólicas, con cafeína o azucaradas.

Estar a temperatura fresca: mojarse, bañarse o ducharse con agua fresca, usar ventilador o aire acondicionado o pasar ratos en lugares climatizados (cines, cafeterías, comercios…).

Usar ropa holgada de tejidos ligeros, crema solar y gafas de sol.

Cuidar especialmente a la gente mayor, menores de 5 años, embarazadas o personas con enfermedades crónicas. En el caso de la gente mayor (familiares, amistades, vecinos/as…), contactar al menos dos veces al día y asegurarse de su estado de salud y de que aplican estas medidas.

En los lugares de trabajo: Extremar el cumplimiento de las medidas preventivas para reducir el riesgo de estrés térmico.

Consultar a los servicios sanitarios ante la aparición de fiebre alta, alteración del estado de consciencia, mareo o cambios en el comportamiento.