Ismael Bernaola, Javier Calvo, Noam Torres y Luis Orte

Las trayectorias musicales de Javier Calvo (Las Gafas de Mike), Noam Torres (Tírame del dedo…), Ismael Bernaola «Berni» ( Metal-Koma, Unclaim, Curamagüey, Ketesnuko), y Luis Orte (Metal Koma, Unclaim, Darkgous, Hora Zero, La oreja de Aitor y Lambrettos) han confluido en Redox, un nuevo proyecto musical que comenzó a fraguarse unos meses antes de la pandemia y con el que el confinamiento no pudo gracias a las ganas e ilusión que estos músicos tudelanos le han puesto al proyecto.

Redox se configura por el ímpetu que todos los músicos tienen por seguir tocando. Noam recibió la llamada de «Berni» para iniciar un nuevo proyecto musical al que también se sumó Javier Calvo. El grupo no cuajó pero asentó un triplete formado por Berni (Batería), Calvo (Voz y Bajo) y Torres (Guitarra) que en diciembre de 2019 comenzaban a dar forma a Redox. «Antes de la pandemia éramos poco más que los restos de un grupo disuelto que seguía tocando algunos temas en la sala. Llegamos a dar forma a un par de temas nuevos, pero llegó la pandemia y el confinamiento», explica Calvo.

Los meses del confinamiento y las restricciones no pararon el proyecto. El grupo continuó componiendo gracias a las nuevas tecnologías y, en cuanto tuvieron la ocasión, volvieron a juntarse con nuevo material y sumar al proyecto a Luis Orte (guitarra). Todo el trabajo lo han resumido en «2020», título que han dado a un EP con 7 temas que han autoproducido y autograbado al mismo tiempo que continuaban sacando nuevos temas para su directo, un trabajo que se puede escuchar en Spotify, Youtube y otras plataformas digitales. «Le hemos puesto 2020 porque ha sido un año muy especial y esperamos que irrepetible. Aunque haya sido un año especial a nivel global para nosotros también ha sido el año de consolidación de la banda».

La música de Redox es fruto de la trayectoria de sus componentes, y mezcla sonidos y estilos tan variados y diversos como ellos. «Punk rock con toques de metal, sonidos de los 90, pinceladas de funky, de todo un poco pero con una base de contundencia, un sonido empaquetado y melodías pegadizas», explican.

El primer bolo de Redox llegará a principios de verano, anticipan. «Será por la Ribera pero no podemos decir más. Llevamos un año ensayando como si fuéramos a tocar mañana. Después de nuestra vida, aquí es donde descargamos todo», reconocen los componentes de la nueva formación.