Río Ebro a su paso por Tudela

Ocho ayuntamientos de la ribera de Navarra han firmado un manifiesto en el que piden medidas en el cauce del río Ebro para paliar los efectos de las riadas. Una reivindicación que hacen extensible a la CHE, el Gobierno de Navarra y del Estado.

El comunicado dice textualmente lo siguiente:

Contra la naturaleza no se puede luchar y querer ganar, somos conscientes, pero sí se pueden adoptar medidas que ayuden a minimizar las consecuencias de determinados comportamientos de la naturaleza por cuestiones meteorológicas. En el caso que nos ocupa, por las inundaciones que provocan las avenidas del río Ebro en nuestras localidades desde hace ya demasiados años.

Los Ayuntamientos abajo firmantes nos preocupamos desde hace años de este serio y grave problema que afecta a nuestros pueblos, campos, carreteras, empresas, trabajadores y trabajadoras, servicios, etc. Fruto de esa preocupación, en 2019 mantuvimos una reunión en Zaragoza, en la sede de la CHE, con su Presidenta, para trabajar de forma conjunta soluciones a los problemas generados por las inundaciones.

En aquella reunión coincidimos en la necesidad de adoptar medidas en el cauce del río Ebro que ayuden a minimizar el impacto de las posibles avenidas con el fin de que las afectaciones a cascos urbanos, campos, carreteras y servicios fueran las menores posibles. En concreto, las medidas previstas consisten en: continuar desde Castejón con el retranqueo de motas que se inició en Alfaro, la creación de zonas inundables o aliviaderos en varios puntos concretos del cauce del río y plantear limpiezas estratégicas en determinadas zonas bajo criterios técnicos y medioambientales.

Ejecutar estas medidas podría ayudar en gran medida a no tener que adoptar otras de mayor calado como modificaciones de tramos de carreteras, que serían más costosas en tiempo y dinero y no abordarían el problema de raíz, aunque no las descartamos si las primeras no se ponen en marcha o no son suficientes.

Hoy vemos con gran preocupación como las previsiones de la CHE para este fin de semana no son buenas para nuestras localidades ya que se prevén graves afecciones por la crecida del río fruto de las continuas lluvias y nieves de estas semanas.

No sabemos si finalmente habrá consecuencias o qué alcance tendrán. Lo que tenemos claro es que situaciones como las vividas en 2013, 2015 o 2018, entre otros, no pueden ser normalizadas. Creemos que es momento de pedir a la CHE, Gobierno de Navarra y Gobierno del Estado que de forma conjunta y coordinada trabajemos sin dilación en soluciones definitivas que pongan remedio a la problemática que estamos viviendo.

Para ello, todo los Ayuntamientos firmantes solicitamos que se convoque a la mayor brevedad una reunión con las tres partes. Nos ponemos a su disposición, como siempre lo hemos estado, para ayudar a dar solución a esta problemática.

 

Ayuntamiento de Buñuel.
Alcaldesa. Mayte Espinosa Sáenz

Ayuntamiento de Cortes.
Alcalde. Fernando Sierra Estoduto

Ayuntamiento de Cabanillas.
Alcalde. Gustavo Rodríguez Aguado

Ayuntamiento de Ribaforada.
Alcalde. Tirso Calvo Zardoya

Ayuntamiento de Fustiñana.
Alcalde. Sergio Vitas Aguirre

Ayuntamiento de Castejón.
Alcalde. David Álvarez Yanguas

Ayuntamiento de Fontellas.
Alcalde. Andrés Agorreta Arriazu

Ayuntamiento de Tudela.
Alcalde. Alejandro Toquero Gil

 

Artículo anteriorTudela activa el nivel 0 de emergencia de inundaciones ante las previsiones de crecida del Ebro
Artículo siguienteApoyo de los osasunistas riberos a Jesús Areso