Inicio Merindad Mayte Espinosa, alcaldesa de Buñuel: «Comercios, voluntarios y vecinos han hecho una...

Mayte Espinosa, alcaldesa de Buñuel: «Comercios, voluntarios y vecinos han hecho una labor fantástica»

Mayte Espinosa, alcaldesa de Buñuel
Mayte Espinosa, alcaldesa de Buñuel

Buñuel es una de las poblaciones riberas que está viviendo la crisis del coronavirus con pocos casos positivos. Eso, en opinión de su alcaldesa, Mayte Espinosa, ha ayudado a sobrellevarlo todo mucho mejor. «En cuanto a las personas mayores», explica Espinosa, «la verdad es que tanto los comercios de primera necesidad, como los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja, vecinos y vecinas y la Brigada Municipal de Buñuel, han hecho una labor fantástica. Hemos intentado que salieran lo menos posible de casa, llevándoles la compra al hogar, medicamentos y todo lo que necesitaban, e incluso haciendo seguimiento telefónico para ver qué tal estaban. No hemos perdido de vista en ningún momento que son la población más vulnerable y debemos protegerles todo lo que podamos y más».

«Ahora que el confinamiento se va abriendo poco a poco», continúa la alcaldesa, «se respira otro ambiente. Ver gente por las calles ya anima y, sobretodo, ver a los más peques, correr, ir en bici, en patinete, acompañados de sus padres y madres… Te hace no perder la esperanza de que todo esto, efectivamente pasará».

A lo lardo de estos días, la gente se ha entretenido de muchas maneras: «Cocinando, haciendo manualidades, aprovechando para hacer esas pequeñas mejoras en casa que nunca tenías tiempo, leer, ver series en Netflix (los más jóvenes). En general, en todas las poblaciones».

Apoyo desde el ayuntamiento

El Ayuntamiento, especialmente la Concejalía de Cultura, ha lanzado distintos concursos e ideas para participar. Entre ellos destacan el concurso de fotografías graciosas, «o, aprovechando el Día del Libro, animamos a la gente a que nos enviara sus relatos, poesías, vivencias, lo que quisieran. A los más peques les pedimos que nos enviaran sus dibujos e incluso como cada primer sábado de mes en Buñuel celebramos el día del pintxo, lanzamos la idea de que la gente elaborara sus pintxos en casa y nos los enviara y el sábado, 2 de mayo los compartimos en el Facebook. Nosotros también hemos querido contribuir a que la gente estuviera entretenida y pasara lo mejor posible estos días».

En cuanto a las medidas tomadas por el ayuntamiento, según Espinosa, «antes de que el Estado decretara el estado de alarma desde el Ayuntamiento tuvimos una reunión de emergencia. En ella, se decidió cerrar todos los edificios y espacios municipales, así como restringir las visitas en la Residencia de Ancianos. También suspendimos temporalmente el mercadillo; esta decisión la tomamos un jueves por la tarde y el domingo, el Presidente del Gobierno decretó el estado de alarma».

La salud, lo primero

«En aquel momento, pensamos que la gente nos iba a tachar de alarmistas. Pero cada día que pasa estamos más convencidos que aquella decisión fue acertada. Conforme fueron pasando los días, incrementamos la intensidad en la limpieza viaria, sobre todo en las zonas de comercio y centro de salud, mucho más transitadas y con un alto riesgo de contagio. En ese sentido no hemos escatimado por lo mismo, siempre pensando en la salud de todos y todas».

Además, en el Ayuntamiento se cerró la atención al público de forma presencial. «Aunque hemos seguido atendiendo a nuestros vecinos y vecinas de forma telemática e intentando dar respuesta ágil. Muchas cosas se han quedado en la bandeja de pendiente porque los procedimientos administrativos están suspendidos temporalmente por el estado de alarma y los retomaremos en cuanto pase todo esto».

A nivel social, un equipo de voluntarias se dedicaron a elaborar mascarillas para toda la población. «Para que aun no siendo obligatorio su uso», explica la alcaldesa, «pero sí recomendable, todo el mundo tenga las mismas oportunidades de poder ir protegido. Hemos trabajado en un proyecto de ayudas para los distintos comercios, establecimientos y autónomos de Buñuel para ayudarles a reabrir sus negocios, así como aquellos que tuvieron que cesar temporalmente su actividad. Esperamos poder lanzarlo durante la primera quincena de mayo. Además de adquirir EPI’s también pensando en ellos, aunque sabemos que no es competencia del Ayuntamiento dar ese servicio pero queremos estar al lado de ellos y ayudarles en todo lo que podamos, es lo menos que podemos hacer».

Fiestas suspendidas

Como el resto de localidades, Buñuel también ha tenido que renunciar a celebrar fiestas y actividades. Jornadas de Historia, las Confirmaciones, obras de teatro para adultos e infantiles, la Feria del Stock, cines en la Casa de Cultura, los fines de semana del Pintxo-Pote, la Semana Santa y dos fines de semana de Jornadas de las Verduras, son algunos de los eventos que han quedado en el camino. «Y de los meses venideros», explica Mayte Espinosa «las Comuniones, cines al aire libre, conciertos, una jornada que organizaba la Asociación de la Armonía de un proyecto muy bonito, celebración del día del Orgullo Gay y otras actividades como senderismo y diferentes actividades deportivas. Estamos buscando alternativas y a la espera de conocer más en profundidad los detalles de las Fases del Desescalado para ir reinventándonos».

A nivel económico, ya se están sufriendo consecuencias. «Hay familias que se han ido a ERTES o que han tenido que solicitar una excedencia por cuidado de menores o atender a familiares. Empresas que han tenido que cesar su actividad ya sea total o parcial. Todo esto evidentemente nos afecta. Pero algo bueno que hemos podido comprobar para la economía de Buñuel es que podemos realizar la compra en nuestro pueblo sin necesidad de tener que irnos fuera. Y eso, es algo que cuando todo esto pase debemos de tenerlo muy en cuenta y seguir practicando, el comercio de proximidad y desde las administraciones seguir apoyando y reforzando este mensaje».

Lo que va a cambiar

La alcaldesa es consciente de que muchas cosas van a cambiar en Buñuel. «A corto plazo, nuestra manera de sociabilizar, por ejemplo. Evidentemente, va a cambiar. Pero la suerte de vivir en un pueblo es que, yo creo que llegaremos a la nueva normalidad mucho antes que en las capitales o municipios con mayor población. Habrá cosas que no podremos celebrarlas como hacíamos hace un año, porque hasta que no haya una vacuna o medicamento que erradique la COVID-19 pues las medidas de prevención van a seguir ahí. Pero el desconfinamiento lo vamos a vivir de otra manera. De hecho ya lo estamos viviendo de forma distinta, siendo más permisivos en las franjas horarias, por ejemplo».

En cuanto a los gestos que se han visto por parte de la población, Espinosa destaca a los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja atendiendo a las personas de tercera edad. «Igualmente, los comercios de proximidad llevando la compra a los hogares de personas de alto riesgo. La Brigada Municipal, atendiendo a las personas mayores llevándoles medicamentos, enseres de higiene, y otras cosas que necesitan. El grupo de voluntarias que han elaborado las mascarillas… Y a parte de todo esto, la gran cantidad de vecinos y vecinas que se han volcado con la Residencia San Gregorio. Han colaborado en la adquisición de EPI’s para que los residentes no se contagiaran y también proteger a su personal socio-sanitario. Desde aquí, aprovecho para darles a todos y todas las gracias por su gran esfuerzo e implicación ante esta situación».

Para terminar, la alcaldesa de Buñuel quiere mandar un mensaje de ánimo a sus vecinos y vecinas. «¡Juntos lo lograremos! Nos quedan días, semanas, quién sabe, incluso meses, de mucha incertidumbre. El estado de alarma no ha finalizado, todavía tenemos que seguir tomando las medidas de protección que nos marcan y que cuanto mejor lo hagamos todos y todas, antes lograremos salir de esta y volver a la nueva normalidad. ¡Tenemos muchas ganas! Pronto nos vemos».