Inicio Opinión Balance sanitario de 2017, por la Plataforma en Defensa de la Salud...

Balance sanitario de 2017, por la Plataforma en Defensa de la Salud Pública

Los autores destacan los logros de los últimos años pero reclaman "atractivos" para evitar la fuga de profesiones

Compartir

Echando la mirada hacia nuestro pasado reciente se puede afirmar que se han dado pasos importantes para la recuperación de la sanidad pública en la Ribera Navarra. Ésta, había quedado maltrecha tras años continuados de falta de inversión en infraestructuras y tecnología y bajo la amenaza de desmantelar determinados servicios que estaban bien consolidados y eran muy bien valorados por la población. El mantenimiento del laboratorio, del Autobús de la Vida y el firme compromiso de instalación de un equipo resonancia magnética fueron algunos de los primeros avances hacia esa recuperación.

Durante el año 2017 este progreso ha continuado con mejoras de infraestructuras y diversos equipamientos sanitarios: adquisiciones de robots de tomas de constantes, electrocardiógrafos, ecógrafos, apertura Hospital de Día Oncológico, creación de una nueva zona de espera pediátrica en urgencias hospitalarias, adecuación y mejora de centros de salud del área, mejora de accesibilidad de la cafetería del hospital y de algunas habitaciones del mismo, etc.



Además, se ha producido una ampliación y mejora de los servicios sanitarios: aumento de camas en hospitalización a domicilio, creación de la Unidad de Ortogeriatría, de Cirugía Maxilo-facial y creación de UCI con incorporación de cinco intensivitas, primeros pasos de la Unidad Infanto-Juvenil de Salud Mental… y mejora de la seguridad de los pacientes al recuperarse el servicio de seguridad 24hs al día en nuestro hospital comarcal.

Se confirma y reconoce que estos son signos de recuperación en la asistencia sanitaria. Sin embargo, queda un camino pendiente por recorrer, de más largo trayecto pero necesario para consolidar todas estas mejoras: como ya hemos manifestado recientemente, consideramos necesario adoptar medidas que hagan más atractivo el desarrollo profesional en nuestra zona, dónde presentamos una falta crónica, y cada vez más acuciante, de médicos de determinadas especialidades; pediatras, dermatólogos… Para ello sería también muy positivo avanzar en la inclusión de nuestro hospital comarcal en diversas unidades docentes de distintas especialidades y en implantar estudios de Medicina en la UPNA. Además de esas especialidades en las que faltan facultativos consideramos muy necesario ampliar otras ya existentes, como Endocrinología o incorporar otras nuevas, como Nutrición y Dietética.



Por otra parte, desde la Plataforma queremos expresar nuestra enorme preocupación por el aumento de tráfico pesado en la carretera N-121-C que da acceso al hospital Reina Sofia debido al acuerdo adaptado entre el Ministerio de Fomento y el Gobierno de La Rioja. Con el objetivo de disminuir la siniestralidad en la N-232 a su paso por nuestra comunidad vecina, ambas administraciones resolvieron prohibir a todos los transportes de cuatro ejes su tránsito por la N-232, exigiendo su circulación por la AP-68, cuyo acceso en Navarra se sitúa en Tudela, a la altura del hospital. Esto supone asumir un desmedido incremento en la peligrosidad vial en los accesos de entrada y salida hospitalarios, tanto para los usuarios como para los servicios de transportes ordinarios y urgentes (así como a los usuarios de los centros comerciales y educativos próximos), ya que supone soportar un tránsito diario de al menos 2000 vehículos pesados. Es por ello que desde la Plataforma hacemos un llamamiento a las Autoridades autonómicas y estatal para que entre los propósitos ineludibles para el año que empieza incluyen buscar una solución al problema de la N-232 alternativa a ésta.

Plataforma Ribera en Defensa de la Sanidad Pública