Castillo de Marcilla

El visitante que llega a Marcilla queda sorprendido por el patrimonio cultural e histórico que contienen sus calles y edificios. A medio camino entre las Merindades de la Ribera y de Olite, su trama urbana se configura en torno al castillo que gobierna la localidad desde hace 600 años. Desde allí partimos para descubrir un escenario lleno de arte e historia.
Nuestro paseo lo guía José Manuel Cantín, concejal de Cultura. Educación, Turismo y Medio Ambiente, que nos abre de par en par las puertas del castillo. “El Castillo-palacio de Marcilla es una construcción de estilo gótico civil mandada construir por Mosen Pierres de Peralta hace seiscientos años. Se encuentra en el centro del pueblo y es lo primero que sorprende al visitante que accede por primera vez a Marcilla”, destaca.

A lo largo de sus seis siglos de historia se ha convertido en la seña de identidad de la localidad y orgullo de los marcilleses. “En su entorno se configura el centro de nuestra vida social, cultural y turística”. Su interior alberga las dependencias municipales, los servicios sociales, la escuela de música, la biblioteca, el salón de actos, las salas de ensayos de bandas y coros “y su patio de armas nos permite la realización de numerosas actuaciones culturales”, destaca. El foso, su portal de acceso, el adarve o la capilla son rincones que no podemos perdernos en su recorrido. Como atractivo añadido a su espectacular arquitectura, Cantín nos recomienda una parada en el adarve, “desde donde el visitante podrá disfrutar de unas preciosas vistas y de una exposición de maquinaria de guerra de la Edad Media, con armas a tamaño real y otras a escala reproducidas fidelísimamente por Rubén Sáenz un doctor de Historia especializado en esta temática”.

MARCILLA
DESTINO TURÍSTICO Y CULTURAL

En esta legislatura Marcilla ha apostado por reforzar sus propuestas como destino turístico con nuevos eventos e iniciativas. Entre ellas, José Manuel Cantín destaca tres eventos que se han puestos en marcha y que no duda servirá para potencial Marcilla como un destino turístico y cultural. “El II Certamen de teatro amateur que celebraremos a lo largo del mes de junio y que tan buena acogida tuvo en su primera edición; el evento literario. “Mi pueblo lee” que contará este año con la presencia de varios escritores de renombre, entre ellos el de Juan Gómez Jurado y la exposición permanente de quince artistas locales, pintores y escultores, que estamos ya ultimando y que va a ser realidad en breve.

La Virgen del Plu,
orgullo de los marcilleses

Ermita de la Virgen del Plu

En nuestro reencuentro con las calles y gentes de Marcilla nos dirigimos hacia otras de las citas imprescindibles de quien visita Marcilla, el Convento de los Padres Agustinos, la casa de la marquesa, la Iglesia Parroquial y la Ermita de la Virgen del Plu. “Es un templo que destaca para los marcilleses por su valor patrimonial, religioso y sentimental. Se trata de un edificio construido hacia mitad del siglo XVII sobre los restos de una capilla anterior del S. XV y que se ubica en el centro del casco antiguo. En su interior se encuentran dos tallas: una gótica de la patrona del pueblo: la Virgen del Plú, y otra románica del S. XII, del antiguo monasterio. Otro de sus elementos destacados, apunta Cantín, son las pinturas que decoran las paredes, el techo y frontal del altar, obra del artista local José Antonio Pérez Fabo y que están caracterizadas por sus motivos alegóricos de gran colorido y luminosidad”, explica.

Los sotos y cortados
del Río Aragón
Paraíso Natural

Marcilla no es solo patrimonio o cultura. Enclavada en la ribera del río Aragón su enotorno nos ofrece escenarios y paisajes para disfrutar de la naturaleza o el paseo. El Barranco de los Álamos, el Territorio Visón, la Planilla o el camino fluvial son solo algunos bellos ejemplos. “Señalaría, por encima de todo, el entorno del río Aragón con sus sotos y sus cortados. Es una zona de elevado valor medioambiental, que nos permitirá disfrutar del discurrir del río, contemplar sus cortados y observar las distintas aves, mamíferos o reptiles”, recomienda nuestro guía.

Gastronomía
Hojas de parra, un postre tradicional

No podemos despedirnos de nuestra visita a Marcilla sin probar y degustar los productos.
Sus calles sorprenden por el buen ambiente y podemos disfrutar en las numerosas terrazas de los bares que se encuentran alrededor de la plaza en cualquier estación del año.

En la localidad podemos disfrutar de la cocina del restaurante villa Marcilla, el Mesón “El castillo” y de las tapas y pinchos que ofrecen los distintos bares de Marcilla.
“Además de los productos típicos y verduras que nos ofrece nuestra huerta, destacaría un buen rancho y de postre unas hojas de parra, hechas con una masa muy fina y muy características del pueblo”.

Semana Santa
Una programación intensa para todos

La programación de este mes de abril es un buen ejemplo de la apuesta cultural que está realizado el área de Turismo del Ayuntamiento de Marcilla. “Comenzamos con una exposición de la cría caballar de las Fuerzas Armadas, y un concierto de música a capella a cargo de Demode Quartet. Además durante esta Semana Santa tendremos, un espectáculo de hipnosis y humor el 9 de abril víspera del Domingo de Ramos, visitas guiadas al Castillo los sábados, domingos y días festivos y se podrán disfrutar también de visitas teatralizadas al Castillo el 14 y 15 de abril. Y terminaremos el mes con las fiestas de la juventud, con numerosos actos y el concierto del Mago de Oz como broche final”, avanza el concejal de Turismo.

En lo que respecta a las tradiciones propias de Semana Santa, Cantín nos recomienda la procesión del Viernes Santo, “donde se implican numerosos vecinos de Marcilla y el silencio es el protagonista: y Las Cortesías, el Domingo de Resurrección, donde se representa la victoria de Cristo sobre la muerte y donde los cofrades de la Virgen del Plu tiene un papel destacado”, señala.

José Manuel Cantín / Concejal de Turismo

José Manuel Cantín, concejal de Turismo del ayuntamiento de Marcilla

“El turismo cultural es uno de los ejes que más estamos trabajando”

El turismo cultural es uno de los ejes en los que más está trabajando el Ayuntamiento de Marcilla. “Al inicio de la legislatura trazamos un Plan de Turismo que hemos ido concretando a lo largo de estos años y donde hemos sentado las líneas directrices para los próximos años. Este plan gira en torno a dos ejes: nuestro patrimonio histórico-cultural y nuestro entorno paisajístico y de naturaleza”, explica Cantín.
Este plan ha permitido determinar acciones encaminadas a potenciar ambos ejes aunque, como reconoce el concejal de Turismo, queda trabajo por hacer, “y, por desgracia y como consecuencia de la pandemia, algunas de ellas van más lentas de lo que hubiéramos deseado”.

Cantín también agradece el trabajo que realizan muchas personas de la localidad para poder llevar a cabo las actividades turísticas y culturales que organiza el ayuntamiento “y a los medios de comunicación que se hacen eco de las mismas”. También, añade, “me gustaría invitar a todos los lectores de LA VOZ a que nos visiten y puedan disfrutar de todos los atractivos que Marcilla ofrece. Seguro que se irán con buen sabor de boca”.

Artículo anterior“Fustiñana apuesta por estrategias de sostenibilidad y respeto a los recursos”
Artículo siguienteCascante, mirar al patrimonio y al cielo