La Comarca de Cinco Villas, ubicada muy cerca de Huesca y Navarra, y a medio camino entre Cataluña y el País Vasco, ofrece, durante la Semana Santa, múltiples actos llenos de devoción.

Se trata de actos que cuentan con una gran tradición. Como en el anochecer del Viernes Santo, poco antes de la procesión del Santo Entierro de Biel, en el que se subastan los pasos que luego lucen en la procesión. Esta fiesta está declarada de Interés Turístico, igual que las Semanas Santa de Ejea de los Caballeros y Tauste.

Otros ejemplos curiosos son la procesión del Silencio, de El Frago, en la que los vecinos recorren las calles portando las imágenes totalmente callados. O la celebración del lavatorio de los pies a los Apóstoles, encarnados por vecinos de los municipios de Sádaba y Luesia.

Y la procesión del Jueves Santo por la mañana en Sos del Rey Católico, en que se entona el ‘Canto de la Pasión’, en la que doce vecinos de la localidad, encarnando a los Apóstoles, salen a las calles para recrear las últimas horas de la vida de Jesús, desde el momento en que acude al Huerto de los Olivos a orar, hasta la Última cena, para terminar con su crucifixión y muerte.

Todo ello, sumado a los múltiples encantos de esta zona, las Cinco Villas se convierten en un espacio privilegiado para disfrutar de unos días de descanso, un lugar único que se consolida como destino turístico.

Naturaleza

En cuanto a las propuestas naturales, destaca el paisaje espectacular de la Sierra de Santo Domingo, declarada Espacio Natural Protegido por el Gobierno de Aragón en el año 2015. Un enclave privilegiado para realizar rutas de BTT o de senderismo, recorridos aptos para todas las edades y condiciones físicas que se pueden descargar en la web comarca: www.comarcacincovillas.es


Turismo CincoVillas