La enfermera tudelana Pilar Comín, representante de Aragón en la plataforma de Jubilación Anticipada Voluntaria

El pasado 22 de octubre se creaba a nivel estatal la Plataforma para la Jubilación Anticipada para el personal que trabaja en Instituciones Sanitarias, un colectivo que ha comenzado a movilizarse para reclamar la realización del estudio que debe determinar las condiciones excepcionales de toxicidad, penosidad y riesgo de su labor y que está pendiente desde la aprobación del decreto en el año 2011. Ese estudio, recuerda la enfermera tudelana Pilar Comín, representante de Aragón en la plataforma, debe ser promovido por dos mecanismos, o bien de forma directa y de oficio por la Secretaría de Estado de Migración, Seguridad Social y Empleo, o a través de la solicitud expresa de instituciones sindicales o empresariales de ámbito nacional, un importante matiz que cambiará a partir 1 de enero con la nueva Ley de Pensiones que, recuerda, «dejará al colectivo sin posibilidad de solicitarlo, por lo que en apenas dos meses vamos a perder la posibilidad de que en el futuro el sector de la salud en España pueda acceder a un mecanismo de jubilación anticipada voluntaria».

¿Por qué llega esta reivindicación en este momento?

Porque el Gobierno ya ha remitido al Congreso de los Diputados un anteproyecto de reforma de la ley del sistema de reforma de pensiones, la denominada ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones que en lo relativa las jubilaciones pretende incentivar la demora de la jubilación en un 4% y elevar las penalizaciones para adelantar la jubilación entre el 2,81 y el 21%.

¿Por qué debe de considerarse el trabajo sanitario como un trabajo penoso, toxico, excepcional y con riesgo y es necesario que el trabajo de los sanitarios pueda acogerse a las jubilaciones anticipadas?

Los trabajadores de asistencia sanitaria y social tienen las cotas más altas de problemas graves de salud relacionados con el trabajo. Tanto el estrés como la vivencia son riesgos psicosociales que alcanzan una importancia de primer grado en el sector de la asistencia sanitaria. El trabajo sanitario requiere de una elevada demanda física y psíquica para el desarrollo de la mayoría de los puestos de trabajo y a medida que va aumentando la edad de los trabajadores se va generando un desequilibrio obvio entre las capacidades de los trabajadores y requerimiento de los puestos de trabajo.

Respecto al punto de vista de la toxicidad, muchas de las actividades profesionales desarrolladas por el colectivo sanitario suponen una exposición constante a agentes tóxicos, peligrosos e insalubres y altamente contaminantes como son la exposición a citostáticos, gases anestésicos, desinfectantes, radiaciones, etc.

Con más de 2.500 accidentes al año por cada 100.000 sanitarios, España es el segundo país europeo donde los sanitarios sufren más accidentes laborales solo superada por Francia.

Es necesario que el trabajo de los sanitarios pueda acogerse a las jubilaciones anticipadas por cuestiones como las planteadas y porque el personal sanitario, con todas sus guardias, trabaja en un periodo de 30 años el equivalente a 40 años en otras categorías.

¿Por qué consideran que desde 2011 no se ha llevado a cabo el estudio que ahora reclaman?

Desde la Plataforma de Jubilación Anticipada Voluntaria de Instituciones Sanitarias no entendemos el motivo por el que todavía no se ha hecho este estudio ya que cumplimos con todos los requerimiento exigidos en la legislación para la reducción de la edad de jubilación anticipada.

¿Cree que es una reivindicación que entenderá el conjunto de la ciudadanía?

No solo lo creemos, sino que estamos convencidas, la ciudadanía nos va a apoyar como ya lo demostró con la pandemia y lo sigue demostrando día a día en nuestro lugar de trabajo.

¿Por qué consideran que los requisitos que se impondrán a los colectivos que quieran acogerse a las jubilaciones anticipadas a partir del 1 de enero son imposibles de cumplir?

No solo por la pretendida reforma de las pensiones, sino porque, además del apoyo a la demanda de las organizaciones empresariales y sindicales a nivel estatal necesitaríamos también el apoyo de la administración.

¿Cuántos sanitarios están respaldando esta demanda?

Actualmente casi 59.000 personas han suscrito la petición en la plataforma change.org y casi 33.000 miembros en el perfil que se ha creado para defender esta reivindicación en Facebook.

¿Qué mensaje trasladaría a sus compañeros de Navarra para que se sumen a esta movilización?

Tienen que creer en esta reivindicación justa y demostrada y que por primera vez en la historia el colectivo se una para conseguir un bien común como es el derecho a la Jubilación Anticipada Voluntaria a partir de los 60 años.

Somos un colectivo que nunca se ha destacado por ser reivindicativo porque son profesiones muy vocacionales, pero creo que ha llegado el momento de, si es preciso, salir a la calle para reivindicar un derecho que nos hemos ganado a lo largo de años de trabajo.

¿Cuáles son los siguientes pasos que se plantea la plataforma para que se consideren sus reivindicaciones?

Principalmente la solicitud del estudio a la Secretaría de Estado de Seguridad Social sobre los índices de toxicidad, penosidad, peligrosidad e insalubridad para que, con ello, se nos reconozcan los coeficientes reductores para adelantar voluntariamente la edad de jubilación a partir de los 60 años.

Para ello necesitamos el apoyo de todos aquellos organismos que puedan facilitar lo que consideramos la consecución de un derecho, el Gobierno, Ministerio, Sindicatos, partidos políticos y medios de comunicación.

Estamos en contacto con representantes de las centrales sindicales, de partidos políticos, colegios de enfermería para que apoyen esta demanda y reclamen la realización del estudio ya que, nosotros como plataforma, no podemos solicitarlo.

Artículo anteriorEl TAN anula la intervención de la alcaldesa de Buñuel al finalizar un pleno para censurar a NA+
Artículo siguienteEl Ayuntamiento de Buñuel recibirá 100.000€ por generar 23 puestos de trabajo durante 2021