Alberto Lajusticia
Publicidad

Recordemos que el Complejo Municipal Ribotas se vio seriamente afectado en las inundaciones que sufrimos en Tudela a finales de diciembre de 2021. Entre esas afecciones está el agravamiento de la situación del frontón, que ya arrastraba deficiencias considerables (se trata de una infraestructura con más de 60 años de vida) desde su última reparación parcial en 1995. Para determinar la envergadura de los daños sufridos se encargó un informe geotécnico.

«A día de hoy sigue sin realizarse, ninguna reparación o refuerzo de la estructura»

El 11 de julio de 2022 el Ayuntamiento anunció que procedía a cerrar y vallar el frontón ante el riesgo de colapsos parciales de la estructura a corto y medio plazo. El equipo de gobierno de Navarra Suma explicó que, además de por seguridad, se hacía con la idea de plantear y acometer su reparación y refuerzo, con el fin de garantizar su estabilidad y durabilidad. Se procedió al vallado del frontón, con el fin de evitar la circulación de personas, al haber una mayor afluencia por encontrarse las piscinas de verano abiertas. Sin embargo no se realizó, y a día de hoy sigue sin realizarse, ninguna reparación o refuerzo de la estructura.

El 13 de septiembre de 2022 se anunció en las redes sociales del Ayuntamiento que una vez terminada la temporada de piscinas, se iba a solicitar la redacción de una memoria valorada que cuantificara el coste de la reparación de los cimientos y la recuperación del frontón actual, y también el de la construcción de uno nuevo.

Desde Izquierda Ezkerra criticamos en una rueda de prensa la pasividad con la que la concejalía de deportes estaba tratando esta situación. ¿Por qué dejaron pasar todo este tiempo sin solicitar la memoria valorada? La redacción de la memoria valorada no altera el uso de las instalaciones durante la temporada de verano, así que no había ninguna excusa para no avanzar ese trabajo, que era urgente. Más de 2 meses con el frontón cerrado y vallado, sabiendo que colapsaba poco a poco arrastrando al edificio colindante, donde se encuentra el gimnasio.

Aun así, la concejala Irune García nos contestó calificando nuestras críticas como cínicas y restando importancia a la situación, insistiendo en que se había iniciado el proceso para darle solución con la solicitud de la memoria valorada. No respondió a por qué no se había solicitado ya, y argumentó que no habían hecho nada en verano porque lo prioritario era evitar el riesgo de usuarias y usuarios, y respetar la temporada de piscinas de verano.
¿Se alteraba de alguna forma la temporada de piscinas de verano solicitando la redacción de una memoria valorada durante ese período estival? La respuesta es NO, la solicitud de redacción de esa memoria no alteraba su uso y disfrute. Las piscinas se podían seguir disfrutando de la misma forma, simplemente se avanzaba trabajo y se tiene preparada con tiempo la propuesta, conociendo ya el coste económico de la reparación del frontón y de la construcción de uno nuevo, para poder realizar una enmienda a los presupuestos de Gobierno de Navarra para solicitar financiación, o financiarlo con el presupuesto municipal de 2023.

«La mala gestión de Navarra Suma vuelve a ponerse de manifiesto»

¿Qué nos encontramos casi 4 meses después? Que nosotros sepamos todavía no existe esa memoria valorada. Hay un presupuesto de lo que costará su redacción, alrededor de 6.000€, pero nada más. Y cuando tengamos la memoria valorada (dependerá del tiempo que tarde en realizarse, que podría rondar 1 ó 2 meses) no habrá una partida presupuestaria para la ejecución de la obra. El equipo de gobierno de Navarra Suma deberá realizar una modificación presupuestaria, con nuevos plazos y retrasos. Y una vez se disponga de ese presupuesto habrá que sacar las obras a licitación, con el tiempo que ello requiere (publicación en el BON, plazos de presentación de ofertas, mesa de contratación, adjudicación y plazo de posibles reclamaciones, etc.).

En definitiva, la mala gestión de Navarra Suma vuelve a ponerse de manifiesto, esta vez en un tema que requería y requiere una actuación urgente y que ha sido abordado sin ningún interés por parte de la concejalía de deportes. Mucho nos tememos que, si el frontón del Complejo Municipal Ribotas no cede antes y no ocurre algo que nadie desea -su hundimiento- las tudelanas y tudelanos volverán a disfrutar de la temporada de piscinas 2023 con un frontón acordonado y vallado.

Alberto Lajusticia Gil
Concejal de Izquierda – Ezkerra en el Ayuntamiento de Tudela

Publicidad
Artículo anteriorPeña Beterri-Gaitero Taberna vuelve con fuerza al Trofeo de la Amistad
Artículo siguienteJuanma Velasco, ganador del Concurso de Cuentos Ciudad de Tudela