Inicio Opinión Presupuestos de salud: insuficientes y mal distribuidos, por la Asociación para la...

Presupuestos de salud: insuficientes y mal distribuidos, por la Asociación para la Defensa de la Salud Pública de Navarra-ADSPN

A la vista del Anteproyecto de Presupuestos que ha elaborado el Departamento de Salud, lo primero que sorprende es su escaso crecimiento con respecto al año anterior (0,57%), y esto sorprende aún más si tenemos en cuenta que, al menos 25 millones de €, provienen de fondos europeos o son gastos extraordinarios para la covid. Igualmente nos sigue sorprendiendo que el Presupuesto en Salud sea con mucho el de menor crecimiento de todos los Departamentos, siendo aquellos que tienen un marcado carácter económico los que más crecen.

Se trata, sin ninguna duda, de un presupuesto absolutamente insuficiente y regresivo, muy lejos del 6,5% del PIB de Navarra, compromiso de Legislatura del Gobierno, lo que lleva a que el sistema sanitario público siga estando infra financiado en aproximadamente 136 millones de €.

Sin financiación pocos cambios y reformas estructurales se pueden hacer y lo que es más grave, ponen en evidencia que, más allá de las declaraciones públicas, el Gobierno de Navarra no prioriza la Atención Primaria (AP), y que no se están haciendo los suficientes esfuerzos para revertir la situación actual. El peso de la AP apenas supone el 15,27% del gasto total, muy alejado del 18% que solicitábamos o del 20-25% que desde diversos Foros se solicitan para una AP, eficaz y resolutiva.

No hay gran variación en las partidas asociadas a los Servicios de Salud Pública y sobre todo no hay nada orientado al desarrollo de estructuras territoriales de Salud Pública que contribuyan a disminuir las desigualdades en salud, que tan evidentes se han mostrado a lo largo de esta pandemia.

Tampoco el presupuesto asignado a la Salud Mental es suficiente para cubrir las necesidades detectadas que permitan aligerar las listas de espera e ir revirtiendo al Sistema Público las derivaciones al sector privado.

Es en el ámbito hospitalario donde no hay muchas novedades y donde verdaderamente se sigue manteniendo el centro del sistema, como ha sucedido a lo largo de toda la pandemia. Aunque el gasto en su conjunto apenas crece, representa cerca del 56% del gasto total, y sigue representando un peso excesivo en el conjunto del presupuesto. Una muestra más del peso de lo hospitalario se observa en las inversiones: mientras que el 43,5 % va destinado a los hospitales, el porcentaje que se destina a la AP apenas supera el 26,2 %. Destaca el Hospital Universitario de Navarra (HUN), que de 4,2 millones de € en 2021, pasa a 7 millones en 2022.; casi 3 millones de € más.

El gasto farmacéutico debería ser un área de mejora clara, con actuaciones profundas sobre lo que no hay que hacer y recetar. Pero, al contrario, su gasto se refuerza y sigue creciendo. Nuevamente tenemos que, en el HUN, el gasto crece un 6% y el gasto en residencias un 38%. El peso del gasto en productos farmacéuticos sobre el total no se reduce. Concretamente, de cada 100 € gastados, 22 son de medicamentos.

A la vista de estos vemos que no existe una voluntad clara de reforzar y mejorar el sistema público de salud, pero por el contrario sí parece claro que existe una voluntad manifiesta de mejorar lo que eufemísticamente se denomina colaboración público-privada.
Que tengamos un 6,6% de gasto en Conciertos con centros privados, es excesivo y además se mantiene a lo largo de los años. El crecimiento de esta partida es muy importante, pues si no contamos los gastos extraordinarios por covid, nos encontramos que el gasto en conciertos realmente crece un 5,7%, superior al crecimiento en AP. A señalar que el concierto con la Clínica Universidad de Navarra se incrementa 17,7%, casi 2 millones de €.

Llama la atención la aparición de un gasto para rehabilitación de 100.000€, que probablemente vayan destinados a la contratación de fisioterapeutas privados para rehabilitación en AP y domiciliaria; algo inaceptable ya que vuelve a debilitar los planteamientos para una AP fuerte y resolutiva. Apostamos por la contratación pública.
Por último, destacar el crecimiento de unas partidas que resulta difícil valorar a qué finalidad pueden ir destinadas, como las que tienen que ver con el “Complemento de Productividad”. Desde el año 2019 se han multiplicado por 3 (pasando de 9,3 a 23,3 millones de €) y crecen en 2022 un 2,8% contando con los gastos de productividad covid de 2021 que eran muy importantes.

En definitiva, nos encontramos con unos Presupuestos insuficientes y mal distribuidos que no permiten abordar los cambios estructurales y de fondo que el Sistema Sanitario Público de Navarra necesita, con una AP que garantice la equidad y una Salud Pública que lidere la lucha contra la desigualdad.

Mariví Mateo y Ana Arillo en nombre de la Asociación para la Defensa de la Salud Pública de Navarra-ADSPN/Nafarroako Osasun Publikoaren Aldeko Elkartea-NOPAE

Artículo anteriorDaniel Jiménez: «El fútbol es mi pasión y espero disfrutarlo toda mi vida»
Artículo siguienteEl Aspil-Jumpers conquista San Pablo en su estreno