Adela Fernández, concejal de Festejos del ayuntamiento de Corella

Adela Fernández es desde el pasado mes de junio la nueva concejal de Festejos del Ayuntamiento de Corella. Con una amplia trayectoria en asociaciones de la localidad y trabajo de voluntariado vive su primera experiencia política en un área que, considera, está hecha para ella “ya que soy una persona bastante fiestera” y desde la que trata de organizar las que asegura “son las mejores fiestas del mundo”. “Estoy muy ilusionada y espero que todo salga bien”, desea la edil corellana.

¿Que novedades van a tener las fiestas de este año?

Tenemos un programa de actos que está muy bien y que además funciona. Por eso no he querido tocar nada, en todo caso añadir actos, sobre todo para los chicos y chicas que están en esa edad en la que dejan de ser niños sin llegar a ser adolescentes y para los que creo que faltaban actividades. Para ellos el día del cohete hemos organizado un tobogán lanzadera gigante, con fiesta de espuma y música con la idea de que esas horas perdidas que hay después del cohete no se metan en los cuartos y salgan a la calle a divertirse. Además, otro de los días podrán disfrutar en el parque de una competición de Paintball Laser.

Asimismo, al igual que hay una fiesta joven y la fiesta del Baby boom, echaba en falta una fiesta para los que son algo más mayores y para ellos hemos organizado la fiesta de la generación del guateque.

También hemos apostado por cambiar un poco las degustaciones, y en vez de la popular paella, este año se elaborará una tortilla de patatas gigante cuya elaboración podrá seguirse en público.

Tenemos un programa que funciona. No he querido tocar nada, en todo caso añadir actos

Además de estas novedades, ¿cuáles son los pilares que sustentan la programación de las fiestas de Corella?

Están las procesiones, el día de los vinos, en el que viene muchísima, las comidas populares y el cartel taurino, este año protagonizado por un duelo de ganaderías con toros de Victorino Martín y los Maños y el concurso de anillas con la requeteconocida ganadería de Arriazu. Las peñas aportarán su becerrada y la Asociación de Jóvenes el Gran Prix con  las cuadrillas del pueblo que tiene mucha aceptación.

¿Cuál es el presupuesto de las fiestas?

Similar al del pasado año, en torno a los 150.000 euros

¿Suficiente para disfrutar de una buena programación?

Yo querría más, porque podríamos traer algún grupo conocido a las fiestas y hacer una apuesta musical más potente, ahora que las orquestas están volviendo a tener bastante aceptación por parte de los más jóvenes, y más actividades infantiles.

¿Es partidaria de hacer cambios para futuras fiestas?

Los cambios son complicados. En Corella somos de tradiciones y cuesta cambiar o quitar cosas. Por eso lo que haré en todo caso es añadir cosas como este año, ideas que funcionen y que respondan a los gustos de la gente de Corella.

Personalmente, ¿Con qué se queda de las fiestas de Corella?

Con algo que no está en la programación, el ambiente de la ronda de vinos en la calle Mayor. Tanto a la hora del vermú como por la tarde creo que son los mejores ratos del día. En Corella somos unos privilegiados por poder disfrutar del ambiente que hay en la calle Mayor.

¿Participan y se involucran los colectivos de la ciudad en sus fiestas?

La verdad es que sí. Todos hacen algo y están muy dispuestos a hacer, desde los chavales de la Asociación Juvenil, las peñas Gracurris con la Trashumancia o El Tonel con los vinos hasta la comparsa de gigantes. Desde todos los colectivos llegan ideas y propuestas para impulsar actividades.

¿Algún proyecto que le gustaría llevar adelante en esta etapa al frente de la concejalía?

Como he comentado me gustaría hacer alguna apuesta musical. No tendría porque ser en fiestas, podría ser para El Villar o el verano, un festival de música con varios grupos del estilo a los que se están organizando en otros sitios y funcionan.

Artículo anteriorLa Delegación de los Donantes de Sangre rindió homenaje a 11 de sus socios en la fiesta bianual
Artículo siguienteUna comparsa popular y centenaria