Miguel Ángel Calvo Emilia
El director tudelano Miguel Ángel Calvo Buttini
Publicidad

Miguel Ángel Calvo Buttini, firma «Emilia» un extraordinario documental sobre una de las mujeres más brillantes de la segunda mitad del siglo XIX y del primer cuarto del siglo XX en España.

El cruce de destinos entre el director tudelano y la gallega era inevitable, aunque fue necesaria la aparición de la actriz Pilar Gómez para que todo el proyecto comenzará a tomar forma. Sus hijos comparten colegio en Madrid, el C.E.I.P. Emilia Pardo Bazán. «Ella protagonizaba en 2021 un monólogo sobre Emilia y cambió los planes del director tudelano que acababa de salir de otro proyecto documental «El siglo de Galdós», en el que se adentró en la figura de Benito Pérez Galdós. «Yo no pensaba hacer otro documental, aunque el tono de este es diferente. Pensaba ir a por otros proyectos de ficción, pero vi el monólogo y creí que había que intentar hacerlo», confiesa.

El director habló con las autoras del texto, Noelía Adánez y Anna R. Costa. La primera filóloga, escritora y colaboradora de radio, y Costa, como el realizador tudelano, directora con proyectos audiovisuales de éxito como «Arde Madrid». «Hablé con ellas y con el teatro, les gustó el proyecto y comenzó la búsqueda de financiación».

Una mujer conservadora, católica y radical feminista

«No conocía a Emilia. Sabía que era una mujer escritora, que le tocó vivir una época muy complicada en lo relativo a los derechos de la mujer, y he ido descubriéndola en todo este proceso», afirma Miguel Ángel Calvo Buttini, que poco a poco se fue adentrando e intimando con el personaje de Emilia. «Pese a ser conservadora se enfrentó a todo ese sistema patriarcal que había en la época. Una mujer conservadora, católica y radical feminista como ella misma se definía. Una mujer a la que le encantaba vivir, que procedía de una familia con mucho dinero, pero que fue educada en la igualdad. Se enfrentó al sistema y resultó una mujer muy incómoda», afirma.

En este proyecto el director tudelano ha querido alejarse del estilo de «El siglo de Galdós«, donde apostó por una línea histórica y cronológica para el relato documental. «Aquí parto de la ficción, de un viaje de Emilia a la Real Academia de la Lengua Española a la que acude para pedir explicaciones y saber por qué no la admiten». Esa historia es la que da pie al resto de temas que aborda Calvo Buttini.

Una mujer que escribió sobre violencia de género a principios del S. XX

El proyecto de Miguel Ángel Calvo Buttini sobre Emilia ha generado bastante expectación. La película fue seleccionada en Doc España de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, SEMINCI, y su proyección cerró el festival de cine Opera Prima «Ciudad de Tudela».

Su estreno en la gran pantalla llegó el pasado 11 de noviembre. «Emilia es un personaje que ha despertado mucho interés», reconoce el director tudelano, quizás por abordar cuestiones de actualidad en pleno S. XXI desde la perspectiva de una mujer de principios del XX. «El documental intenta traspasar al personaje para hablar de temas de la actualidad como la educación y el feminismo. Al margen de «Los pazos de Ulloa», «Insolación» o «La madre naturaleza», he podido descubrir otras obras como los cuentos de «El encaje roto» en los que plasma la violencia de género, que son espectaculares para esa época, y destacan por cómo están escritos», apunta Calvo Buttini.

La Real Academia de la Lengua no abrió sus puertas a la mujer hasta 1979

Al igual que ocurrió con «El siglo de Galdós», «Emilia» nos descubre la vida del personaje más allá de su obra, como cuenta el director. «Son escritores que descubres en el colegio por su obra literaria, pero cuando te adentras en su vida resulta de lo más interesante. Una mujer que se casó con 16 años, que tuvo tres hijos y que, posteriormente, se separó de su marido en una época en la que no existía el divorcio y que se marchó a París».

La Real Academia de la Lengua no le abrió sus puertas, de hecho no lo hizo con ninguna mujer hasta 1979 cuando ingresó en la misma Carmen Conde. Sin embargo, como relata en el documental el director tudelano, Emilia sí derribó otras puertas, como la del Ateneo, que la admitió como primera mujer socia.

Artículo anteriorMurchante celebra unas participativas fiestas del Cristo
Artículo siguienteIU Navarra se suma a las campañas de boicot al Mundial de Fútbol de Qatar