Merche Añón, concejala de Cultura y presidenta de la Entidad Pública Tudela-Cultura

Merche Añón hace balance de su gestión al frente de Tudela-Cultura, una entidad que pese a las dificultades, asegura, “ha mantenido prácticamente todas las actividades que se realizan anualmente. Creo que hemos sabido capear el temporal. Nuestra apuesta fue la de seguir ofreciendo cultura y desde el primer minuto trabajamos para seguir ofreciendo actividades a un público que nos ha pedido que no dejemos de hacer cosas”.

¿Qué papel debe desempeñar la cultura en la proyección de Tudela?

Creo que Tudela siendo capital de la Merindad tiene la obligación de ser un referente cultural. A lo largo de todos estos años se ha ido conformando una programación que está consolidada, que forma parte de la sociedad tudelana y que el público espera año tras año. Hablamos del Festival Ópera Prima, la Muestra de Cine Español, el Premio de pintura al aire libre que cumple 25 ediciones… Además contamos con un tejido cultural y asociativo que permite sacar adelante actividades todas las semanas del año a lo que hay que sumar la programación del Teatro Gaztambide, desde el que tratamos de ofrecer cosas nuevas temporada tras temporada.

Tudela siendo capital de la Merindad tiene la obligación de ser un referente cultural

¿Qué actividades son las que ha querido impulsar en esta legislatura?

Hemos hecho una apuesta importante por sacar adelante junto a la Fundación María Forcada el ciclo Panorama 20. Cuando se inauguró la Casa del Almirante hace 10 años se realizó Panorama 10 y en 2020 se cumplieron 10 años de esta actividad, además de que Mari Carmen Forcada, que da nombre a la Fundación, cumplía 100 años. Trajimos una propuesta con artistas navarros contemporáneos con Miren Doiz, Rafa Munárriz y Carlos Irijalba, con tres grandes propuestas de calidad y de nivel como corresponde a la Casa del Almirante y que se completará con Merche Blasco, que plantea una intervención multitudinaria que esperamos que la situación nos permita poder hacerla.

Trajimos la exposición de la Batalla de las Navas de Tolosa con más de 4.000 clicks de Playmobil, una actividad novedosa que no se había podido ver en Tudela que tuvo gran éxito de afluencia.

En agosto de 2020 pudimos volver a ver la obra del fotógrafo Carlos Cánovas, que acababa de recibir el premio Príncipe de Viana de la Cultura y nos desconfinamos con la VII edición de la Muestra Internacional de muralismo Avant Garde, una edición que fue muy especial porque se cumplían 10 años pero también porque Tudela se desconfinó culturalmente con este certamen. Pudimos salir a la calle y verlos pintar y fue mucho el público que interactuó con los artistas que nos dejaron unas obras muy agradables y que, por lo que se nos ha transmitido, ha sido una de las ediciones que más ha gustado al público.

Hemos apostado por dar vida al Museo Muñoz Sola. Eliminamos el euro que costaba la entrada para permitir un acceso gratuito y se habilitó una sala de exposiciones temporales

Hemos podido conmemorar los XX años del nacimiento del Festival de Circo que nos permitió disfrutar de un espectáculo de danza vertical en la pared de la Real Casa de Misericordia que no se había visto antes en Tudela.

Acercamos por primera vez a Tudela el Festival Santas Pascuas, que hasta ahora solo se desarrollaba en Pamplona y que ha permitido al público de Tudela disfrutar de la música de El Columpio Asesino o acudir a la presentación del último libro de Christina Ronsenvinge.

Otra iniciativa ha sido el Festival «Con dos cogollos», una idea que partió de un colectivo de la ciudad y que permitió que cinco grupos locales, que llevaban mucho tiempo sin actuar, pudieran reencontrarse con el público y hacerlo además en un recinto controlado como fue el patio de Castel-Ruiz.

Hemos apostado por dar vida al Museo Muñoz Sola. Eliminamos el euro que costaba la entrada para permitir un acceso gratuito y se habilitó una sala de exposiciones temporales que ha dado otro aire y otra vida al museo. Por el mismo ha pasado la exposición de retratos de Jan Díez, Susana Ramos, Itziar Rincón y Javier Sueskun, la novedosa exposición  «Primario» de Mikel Belascoain y Laura Veraguas, o las que pueden verse en la actualidad del insigne pintor tudelano Rafael del Real y La Magia del Títere con las marionetas del Colectivo Humo. Se ha invertido en una mejor iluminación, se ha renovado la pintura de sus salas y vamos a intervenir en la bodega para mejorarla como espacio expositivo.

Y desde el principio de la legislatura se ha trabajado con la Escuela de Jotas para que tenga su sitio en la Escuela de Música, que es donde creemos que debe de estar. La respuesta ha sido magnífica de lo cual también estamos satisfechos y de que la jota pueda ir a más.

Me da rabia escuchar en ocasiones que no se trabaja por la cultura en Tudela cuando es todo lo contrario, hay mucho trabajo que no se ve y es necesario para que las cosas salgan adelante y se vean en la calle.

El Teatro Gaztambide se ha convertido en el referente de la programación cultural, ¿qué novedades ha querido incluir en su programación?

Siempre es complicado programar cuando tu objetivo es llegar a todos los públicos y ofrecer diversidad. El cúlmen fue que Amaral abriese su gira “Salto al Color” a nivel nacional en Tudela. Uno de los retos que nos hemos planteado es atraer a gente joven al teatro. Vemos que la edad es más bien alta y queremos acercar a los más jóvenes al teatro, de ahí que en esta última temporada hayamos apostado por el rap de Blake.

Me da rabia escuchar en ocasiones que no se trabaja por la cultura en Tudela cuando es todo lo contrario

¿Es la programación que le gustaría?

Tenemos que ser conscientes de los mimbres con los que trabajamos. Aunque se nos permitiera el aforo completo son 680 localidades y hay artistas que no vienen. El Gaztambide para según qué cosas es grande y para otras es pequeño. Teniendo en cuenta esto creo que podemos estar más que satisfechos de los artistas que han venido. Si miramos los carteles de los festivales más destacados de este verano vemos que todos son artistas que en su mayor parte han pasado por Tudela.

Creo que contamos una programación que es la envidia de otros sitios aunque es verdad que si tuviésemos una subvención nominativa de 160.000 euros, como ocurría con el anterior equipo de gobierno, tendríamos otra tranquilidad y podríamos optar a otro tipo de artistas de un coste superior.

Somos el referente cultural en el sur de Navarra y que debería de haber una apuesta más firme con la programación que se está haciendo por parte del Gobierno de Navarra

¿Qué le demanda al Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra?

Creo que Tudela-Cultura demuestra con su programación semestre tras semestre que somos el referente cultural en el sur de Navarra y que debería de haber una apuesta más firme con la programación que se está haciendo por parte del Gobierno de Navarra. La fórmula, como mínimo una subvención nominativa como la que había antes de 160.000 euros para el Teatro Gaztambide. Al final el esfuerzo  que se hace para llevar adelante su programación es a costa del bolsillo de todos los tudelanos y de ella se beneficia no solo la Ribera, sino el resto de navarros y muchísimos vecinos de localidades de otras comunidades limítrofes.

¿Qué nuevos proyectos trabaja el área?

Hay nuevos proyectos e ideas pero dada la situación de pandemia están en una fase inicial y no podemos concretarlos todavía. Pero el objetivo principal es seguir ofreciendo actividad cultural de la calidad que se está trayendo a Tudela.

¿Y retos de cara a esta segunda parte de la legislatura?

A mi me gustaría pero no está del todo en nuestra mano poder hacer alguna intervención en el Patrimonio. Llevo clavada en el corazón la portada de la iglesia de la Magdalena, que requeriría una intervención conjunta del Ayuntamiento, el Gobierno foral y el Arzobispado. El patrimonio es de todos y debería hacerse un esfuerzo que nos permita hacer algo.

Y por lo demás seguir ofreciendo a Tudela y a la Ribera, así como a los vecinos de las comunidades limítrofes que nos quieran acompañar, una oferta de calidad como corresponde a una cabecera de merindad.

La cultura, ¿es asequible y está al alcance de todos?

Una de las cosas que hemos hecho en el teatro es igualar el precio de platea y de anfiteatro en un punto intermedio. Ahora mismo el precio más caro es de 24 euros, un precio asequible a los bolsillos porque la cultura tampoco puede ser gratuita. Hay un colectivo de profesionales que vive de ello, que tiene detrás un trabajo, y que tiene que ser remunerado. Así  como hay actividades que organiza el Ayuntamiento durante todo el año y que son gratuitas entiendo que hay otras que tienen que ser de pago.

¿Participan los colectivos y artistas de la ciudad en la programación?

Siempre he dicho que la puerta de Cultura está abierta a todo el mundo. Y no solo eso, hemos apoyado a los grupos de Tudela para promocionarlos y darles proyección fuera de nuestra ciudad como ha ocurrido con Con X The Banjo o Flamingos, de los cual estamos muy contentos.

Se ha hecho un esfuerzo muy importante con todos los convenios que tenemos con los colectivos de Tudela. Se firman para que participen en actividades del Ayuntamiento. Sin esas actividades debido al COVID, no cobraban. Por eso este año los hemos mantenido y hemos fijado un número de actividades a realizar pero ya sólo con la primera cubren sus gastos de todo el año, para que no tengan dificultades y puedan seguir trabajando.

Haría falta un espacio multiusos en el que estas asociaciones pudieran llevar a cabo sus actuaciones y, por otro lado, un espacio expositivo en el que dar cabida a los artistas locales00

¿Echa en falta algún espacio cultural en Tudela para poder desarrollar determinados eventos, exposiciones y espectáculos?

Tenemos un problema de espacios. En el ámbito interpretativo, tenemos dos espacios, el Cine Moncayo y el Teatro Gaztambide, cuya apertura tiene unos costes. Es verdad que hay colectivos y asociaciones que echan en falta poder disponer de un espacio en el que desarrollar sus actividades sin coste. Ahora mismo esto no es posible y haría falta un espacio multiusos en el que estas asociaciones pudieran llevar a cabo sus actuaciones y, por otro lado, un espacio expositivo en el que dar cabida a los artistas locales. Hasta ahora hemos jugado con la bodega y la sala de exposiciones temporales del museo Muñoz Sola pero es verdad que en Tudela no disponemos de otros espacios.

Por ello, se ha plantado una propuesta al Gobierno de Navarra para crear en Sementales un Hub Audiovisual en el que también se contemplan otros espacios multifuncionales que podrían dar a Tudela más posibilidades de las que tenemos ahora.

Una de las críticas que ha recibido de la oposición ha sido nombrar a una directora gerente.

A diferencia del anterior equipo de gobierno cumplimos con la legalidad vigente. Cuando entramos a gobernar no había un director gerente, como mandan los estatutos de Tudela-Cultura, y su nombramiento, aunque le pese a la oposición, no ha supuesto un aumento del presupuesto anual. Además, su capacitación profesional hizo que el Ayuntamiento le asignara la dirección del Museo de Tudela.

Artículo anteriorEl Ayuntamiento de Marcilla culminará en 2022 un plan de inversiones en el colegio público de 133.000€ en seis años
Artículo siguienteAntonio Alba Baya: “Mi objetivo es conseguir un buen reparto del comunal en la próxima repartición de 2022”