Los Santos Justo y Pastor de Fustiñana ya tienen su réplica en una escultura que fue inaugurada en las No Fiestas patronales que se deberían de haber celebrado del 5 al 12 de agosto pasado.

El momento fue muy entrañable ya que el alcalde, Sergio Vitas, y la concejala Lola Arrondo les impusieron el pañuelico rojo de las fiestas con la petición, a buen seguro, de que en 2022 las fiestas puedan celebrarse.

Artículo anteriorMayte Espinosa, Alcaldesa de Buñuel: “Este mes iniciamos la construcción del nuevo pabellón multiusos que esperamos inaugurar en 2022”
Artículo siguienteNoemí Hernández: “La programación cultural tiene una gran acogida en todos los públicos”