Luis Segura, médico del ayuntamiento de Tudela y miembro de la Asociación Tudela Cardioprotegida ha sido el encargado de impartir las jornadas

El 19 y el 24 de noviembre se celebraron en el centro educativo ribero seis sesiones de uso y sensibilización acerca del dispositivo DESA (desfibrilador externo semiautomático.)

El conocimiento y buen uso de este dispositivo médico de uso extrahospitalario puede ayudar a salvar vidas, de modo que sesiones como estas son muy necesarias y se han de extender a todas las capas de la sociedad.

La parada cardíaca o muerte súbita ocurre, como su nombre indica, de forma repentina. La persona que la padece pierde la consciencia y la respiración debido a un fallo cardíaco. Ante esta situación, cada minuto resta posibilidades de supervivencia, y actuar rápido puede suponer salvar su vida. Para revertir la situación es importante que la población conozca las técnicas de reanimación cardiopulmonar y sepa qué es y dónde hay un desfibrilador. Si se realiza el masaje cardíaco y se aplica el desfibrilador en los primeros minutos, las posibilidades de mantener con vida a la persona aumentan hasta un 90%.

El ponente de Tudela cardioprotegida comenzó informando al alumnado precisamente acerca de qué son y en qué consisten un infarto y un ictus. También explicó con detalle en qué consiste la maniobra de RCP (reanimacion cardiopulmonar) y la prevención del atragantamiento. Añadió que, dada la situación de pandemia por Covid, la parte de respiración sobre la boca del enfermo, no se realizaría.

Las sesiones se completaron, como decimos, con la sensibilización sobre el uso del DESA. Estos desfibriladores están diseñados para que la población pueda usarlos de forma fácil e intuitiva y cada vez, por suerte, se están instalando en más zonas frecuentadas por mucha población.

Por otro lado, y con la intención de llegar a los jóvenes de una manera cercana, a la hora de organizar estas sesiones ha servido de gran ayuda el rapero Floren Domezain, ya que en uno de sus temas explica la manera de actuar ante una parada cardiaca y el uso del DESA.

Artículo anteriorRehabilitación y regeneración urbanas: Los retos del presente, por Miguel Carasusán
Artículo siguienteEl ayuntamiento de Corella comienza las obras de reparación del frontón municipal