Inicio Colaboradores Carlos Muñoz La sociedad de la nieve, por Carlos Muñoz

La sociedad de la nieve, por Carlos Muñoz

Ante el reto de lo imposible


Juan Antonio Bayona inspirado en los apuntes de Paolo Virci, La sociedad de la nieve, narra la historia del accidente acaecido el 12 de Octubre de 1972, cuando el avión que trasladaba al equipo de rugby uruguayo para jugar un partido en Santiago de Chile, acabó estrellándose en Los Andes, siendo dieciséis los que lograron sobrevivir en condiciones extremas, y practicando la antropofagia. La historia llevada al cine anteriormente por Frank Marshall (Viven), la filma Bayona, con su especial mirada cinematográfica, y rodada con actores no profesionales: Enzo Vogrincic, Esteban Bigliardi, Simon Hempe.

El film vuelve al lugar de la tragedia, a través de la voz en off de uno de los fallecidos Numa Torcatti(Enzo Vogrincic), abordando el relato desde una perspectiva reflexiva, trascendente y muy estética. El director de El orfanato muestra esta historia convertida en leyenda, huyendo del tono sensiblero, alejándose del morbo de la antropofagia, porque su objetivo es plasmar la unión de unos individuos por mantenerse vivos ante el poder de la naturaleza y los límites de la resistencia humana.

Aparte de la utilización de la naturaleza como un elemento narrativo más, (la nieve es fuente de vida, y trampa mortal que siega la vida de los amigos), el film destaca por una realización técnica impecable (excelente la tormenta de nieve, la recreación del accidente..). La cámara mediante el uso de primeros planos, nos sumerge en el rostro del hambre, del sufrimiento, de la frustración de un grupo de hombres que deben asumir el reto de sobrevivir por imposible que parezca. Si el film de Marshall redundaba en el protagonismo individual: el médico (aquí Matías Recalt), el audaz… aquí lo que prima es el grupo, nadie es protagonista. Y es en este aspecto donde el film pierde un poco de profundidad, es tanto el respeto, la distancia que desea mantener hacia los personajes golpeados en lo físico y en su dignidad (acabar en la antropofagia), que no empatizamos con ninguno de ellos, el tono es frio, y en muchos momentos resulta reiterativa la presentación de personajes, sus diálogos…

La sociedad de la nieve se trasciende al final, al contar la historia de unos individuos que lucharon día a día por volver a la vida, reconciliándose con las extremas vivencias a nivel físico y psicológico sufridas durante esos 72 días que tardaron en rescatarles.