El edificio alberga en la actualidad el cine y la asociación de jubilados

El ayuntamiento de Corella se ha convertido en propietario del edificio y el solar del cine y el local de la Asociación de Jubilados tras la donación que ha realizado de los mismos el que era su propietario, la fundación María Villar Díaz.

Tras el acuerdo alcanzado el pasado mes de diciembre la familia promotora de la fundación, Catalán-Díaz, se hará cargo de la casi la totalidad de la deuda actual de la fundación producto de gastos de mantenimiento de varios años y que en su momento asumía la extinta Caja Navarra. Asimismo, Antonio Catalán se compromete por convenio a aportar 15.000€ anuales para el mantenimiento del edificio.



Desde el ayuntamiento de la localidad se ha agradecido a la familia, y en especial al corellano Antonio Catalán el esfuerzo realizado desde que en 1994 se creara la fundación para recuperar el histórico salón de cine y que también permitió habilitar los locales de la asociación de jubilados. “Ahora, con la adquisición por parte del ayuntamiento se garantiza y se da continuidad sin peligro de desaparición, tanto del cine, como de los locales de nuestros mayores”, se ha afirmado desde el consistorio corellano.

En el futuro, una vez concluido todos los trámites de cesión y disolución de la Fundación, el ayuntamiento tiene previsto ir a una gestión indirecta de las instalaciones a través de un patronato. De esta manera, “la gestión del este edificio se realizará por el propio ayuntamiento y por representantes de la asociación de jubilados de Corella y la empresa de trabajo social ADISCO. La pretensión es incluir a los colectivos sociales que utilizan este local, en la dirección y gestión del edificio”, han avanzado desde Corella.