Inicio Colaboradores Carlos Muñoz Joker

Joker

Radiografía de una sociedad enferma

Albert Nolan en El caballero oscuro, presentaba una sociedad donde la línea entre la justicia y la injusticia era casi invisible. En aquel film, la masa social llevada por falsas promesas o la sin razón, era capaz de arrasar con todo, aniquilar al héroe con tal de satisfacer sus necesidades, aunque tuviera que encumbrar a un asesino. Ahora, el director Todd Phillips, nos conduce a un callejón más oscuro, nos invita a mirar al Joker, no sólo como a un demente, sino como un tipo erigido en mazo con el que golpear a una sociedad podrida, abandonada a su suerte, condenada al capricho de sus dirigentes. El film lo protagonizan: Joaquín Phoenix, Robert de Niro, Zazie Beetz.

Arthur Fleck (Joaquín Phoenix), trabaja como hombre anuncio en las calles de Gotham, y como payaso en hospitales infantiles. Vemos que tiene dificultades de integración social, y por ello acude a una trabajadora social, para obtener medicamentos que le permitan sobrevivir. Arthur cuida de su madre Penny (Frances Conroy), y junto a ella ven al admirado cómico Murray Franklin (Robert de Niro).

Arthur sueña en convertirse en un exitoso cómico como su idolatrado Murray; al mismo tiempo fantasea con Sophie (Zazie Beetz), madre soltera y vecina del edificio. Mientras, el empresario Thomas Wayne (Brent Cullen), hombre poderoso, padre de Bruce, sueña con convertirse en alcalde de Gotham, y limpiar la ciudad de payasos, de pobres. Arthur desprecia a Wayne, y no entiende que su madre le siga escribiendo cartas pidiendo ayuda. Al descubrir un secreto, Arthur padecerá un ataque de locura de consecuencias demoledoras.

En el film suenan ecos de Taxi Driver o El rey de la comedia de Scorsese, (en aquel film también un aspirante a cómico era el protagonista,).Tood Phillips retrata la vulnerabilidad de un demente, rechazado por sus semejantes, abandonado por una sociedad hipócrita que recorta ayudas a quien más lo necesita, y vende un modelo de felicidad inexistente. El director de Resacón en Las Vegas, denuncia la podredumbre moral no sólo del Joker, sino de una masa irracional, presa de la ira, capaz de convertir en héroe a un individuo al cual apalean al inicio del film.

Joaquín Phoenix realiza una interpretación brutal, capaz de transmitir la compasión, pero también el asco, el resentimiento; impactante en lo físico, abrumador en lo psicológico, un trabajo que presenta sus credenciales al Oscar.

El Joker de Todd Phillips no es un film de visionado fácil. Asusta el retrato de una sociedad narcotizada por la cultura del entretenimiento, dividida impunemente entre ricos y pobres, socavada a nivel de valores, ¿es sólo ficción o posse coincidencias con la nuestra?