Oscar Arrondo

Óscar Arrondo Cepillo tiene 29 años y su pasión es la música. Desde hace 18 años pertenece a la Banda de Música de Fustiñana, en la que toca el saxofón, y hace 5 que se incorporó a la Escuela de Jotas en la que hace sonar la guitarra.
Para él las fiestas de los Santos Justo y Pastor no se conciben sin la participación de estos colectivos y este año la pandemia les ha obligado a quedarse en casa. “El 5 de agosto, día del cohete, lo pasé especialmente mal y en la jornada de los patrones, el día 6, todo fue muy raro sin las dianas ni los actos tradicionales”, confiesa, mientras añade que “especialmente durante las No fiestas todos nos sentimos cerca y lejos a la vez los unos de los otros por esta situación generada por la Covid19”.
El músico es consciente de que no está nada claro que la situación vuelva a repetirse en 2021, aunque confía en que haya una vacuna eficaz y segura lo más pronto posible que devuelva la normalidad al mundo.
Entre tanto, ahora no queda otro remedio que adaptarse a las circunstancias. “Los ensayos los desarrollamos siguiendo todos los protocolos de distanciamiento de seguridad, así como las medidas sanitarias para evitar contagios”, concluye.