El candidato de UPN a la presidencia del Gobierno de Navarra, Javier Esparza, ha
afirmado hoy que “acabar el Canal de Navarra y llevar agua a la Ribera es
nuestra máxima prioridad”. Así se ha manifestado en el acto que ha celebrado
el partido regionalista en la Laguna de Lor, en la muga de Ablitas y Cascante, donde
está previsto que concluya el Canal de Navarra.
Javier Esparza se ha referido al retraso que acumula esta infraestructura, de lo que
ha responsabilizado a los Gobiernos de Barkos y de Chivite y al freno que ha ejercido
en ambas legislaturas EH Bildu, “acérrimo enemigo del Canal de Navarra
desde la misma construcción de la presa de Itoiz”.
El candidato de UPN a la presidencia de Gobierno de Navarra ha denunciado que
“en estos 8 años se tendría que haber acabado la construcción de la
ampliación de la primera fase en abril de 2018 y se tendría que haber
adjudicado la segunda en 2021 para finalizarla en el año 2026. El retraso
es patente”. Además, ha añadido que “en el caso de la segunda fase, en 8 años
no se ha dado una palada de tierra para que el Canal llegue a la Ribera”.
“Como en Navarra y hemos gobernado todos, los agricultores y los
ciudadanos ya pueden comparar o que hemos hecho uno y otros”, ha
expuesto Esparza. Así, ha explicado que “en 2001 se puso la primera piedra de
la construcción del Canal de Navarra y en tiempo récord, con gobiernos
de UPN, se construyeron 101 kilómetros de la 1a fase de Canal”. Además,
“de septiembre de 2006 a mayo de 2014, en menos de 8 años, se licitaron
y adjudicaron dos zonas regables: la primera fase con 22.395 hectáreas y la ampliación con 15.275 has, haciendo un total de 37.670 has licitadas y
adjudicadas”, ha añadido.
El presidente de UPN y candidato a la presidencia del Gobierno ha contrapuesto esas
cifras a las de las dos legislaturas siguientes, la de Barkos y la de Chivite, ·en las que
no se ha adjudicado nada, 0 hectáreas, y se han construido escasamente
7.400 hectáreas de la licitación que ya dejó realizada UPN”.
En cuanto al anuncio de María Chivite de la licitación de la construcción de la
segunda fase del Canal de Navarra a finales de 2023 y el del Ministro Planas diciendo
que la construcción va a empezar a principios de 2024, los ha calificado de “un
nuevo brindis al sol”, ya que “no hay tiempo literal para todos los trámites
administrativos que hay que realizar y teniendo en cuenta los plazos
aproximados que podrían conllevar todos y cada uno de ellos”.
“Parece que el PSN se quiere poner ahora las pilas con el Canal de
Navarra ante la proximidad de las elecciones. Pero no cuela. Parece
también que ahora quieren separarse de la decisión que tomó el
Gobierno de Navarra del que el PSN formaba parte para iniciar la
ampliación y hacer viable el proyecto para continuar después hacia la
Ribera”, ha criticado Esparza.
Compromiso total y llegada a la Ribera
Tras reiterar que “el compromiso de UPN con el Canal de Navarra, en la
primera fase, en la ampliación y en la segunda, sigue siendo total”, ha
expuesto que, si preside Navarra, “en la próxima legislatura, se terminará la
ampliación de la primera fase del Canal, incluidas sus áreas
complementarias, y se construirá una ETAP en la zona de Lerín para dar
agua de uso de boca e industrial de calidad a la mayor población posible,
atenuando la presión ambiental que ahora sufre el acuífero de Loquiz”.
Además, se ha comprometido a “acelerar la construcción de la segunda fase
del Canal de Navarra garantizando que llegue a la Ribera con todo el
potencial de agua disponible para que los riberos y las riberas puedan
beber agua de boca antes del final de legislatura”.
Javier Esparza también ha afirmado que “plantearemos al Estado la
financiación, exigiendo que el pago del canon de los agricultores se
realice en 50 años”. Por último, ha trasladado su intención de que “CANASA sea propiedad 100% de Navarra. Les recuerdo que ahora es 60% del Estado y 40% de Navarra.
Las decisiones que afectan a Navarra se tienen que tomar aquí”.