Doctor Ignacio Revuelta, Hospital Clinic de Barcelona
Publicidad

Una lectora de LA VOZ, que prefiere mantenerse en el anonimato, nos ha enviado esta información vital para difundirla y dar a conocer la problemática de los transplantes renales.
A continuación transcribimos literalmente su mensaje, que acompañamos con los enlaces a los videos relacionados, para ayudar a las personas que lo necesiten.
«¿Has oído alguna vez que existe una posibilidad de trasplante renal cruzado de donante vivo?
Por si no lo has oído es una práctica que consiste en intercambiar donantes entre parejas incompatibles entre sí.
Mi hijo está enfermo desde que nació y ya lo han trasplantado tres veces (de donante cadáver ya que la familia nos hemos reservado para una situación de mayor urgencia). Estos trasplantes los rechazó porque su cuerpo ha creado muchos anticuerpos debido a numerosas transfusiones de sangre etcétera.
También tuvo que lidiar con un cáncer de tiroides durante ocho años provocado por la medicación anti-rechazo. Ocho años en diálisis y sin posibilidad de trasplante ya que está contraindicado en esa situación.
Ahora lleva dos años y medio dializándose en su casa con ayuda de su mujer pero su cuerpo empieza a resentirse y a tener problemas.
Hace año y medio moví Roma con Santiago para poder donarle yo un riñón pero tenía anticuerpos contra mí y no pudo ser. Después volví a remover todo hasta dar con el doctor Ignacio Revuelta, que en 2009 consiguió implantar en España el trasplante cruzado de donante vivo.
Este médico nos hizo pasar un montón de pruebas pero al final conseguimos que nos incluyese en la lista nacional (creo que también incluye a Italia y algún país más) de trasplante cruzado de donante vivo.
El 23 de septiembre mi hijo recibió la alegre llamada del médico diciéndole que le habían encontrado un riñón 98% compatible (increíble, compatibilidad como de un hermano). Hemos tenido que volver a pasar pruebas y hace un mes nos dijeron que todo va para adelante y el 15 de noviembre yo donaré un riñón para alguien que no conocemos y mi hijo recibirá un riñón del familiar de otro enfermo (se forma una cadena en la que todos los enfermos reciben y un familiar de cada uno dona, y la extracción de los órganos es simultánea para evitar que alguien se vuelva atrás en la donación después de que su familiar ya haya recibido su riñón).
Conseguir esto implica una organización difícil, impecable y costosa, varios hospitales, numerosos equipos médicos, trasporte y un grado altruista increíble en todo el personal que participa.
Me gustaría en primer lugar que está opción para los enfermos de riñón la ofrecieran o la explicarán en cada centro donde los tratan ya que nadie nos informa. Si no nos informan me gustaría que la información llegase por otras vías y que así los enfermos puedan preguntar en sus centros hospitalarios como yo lo hice. Cuantos más trasplantes de donante vivo, más calidad de vida para nuestros enfermos y de rebote para nosotros.
Para la Seguridad Social, aunque un trasplante implica un gran desembolso económico, es mucho mayor el que se ocasiona con los tratamientos de diálisis y, además, el trasplante de donante vivo suele durar el doble que el de donante cadáver, con lo cual todo son beneficios para todos.
En segundo lugar querría que la difusión llegará a interesar a alguien lo suficiente como para que entrevistasen al doctor Ignacio Revuelta en televisión al igual que al doctor Cavadas.
Estoy muy orgullosa de la valentía de mi hijo, pero no puedo pasar por alto el sacrificio y trabajo de médicos como éste.
Dice unas palabras importantes «todos miramos por nuestros derechos pero también debemos mirar por nuestros deberes».
Yo ahora mismo me pongo a preparar las maletas porque, aunque las operaciones son el 15, debemos de estar ya mañana a primera hora en Barcelona en el hospital Clinic», concluye el mensaje de esta madre coraje que, insistimos, prefiere mantenerse en el más absoluto anonimato.

https://diariodevalladolid.elmundo.es/articulo/innovadores/el-hombre-que-salva-vidas/20171024123934235031.html

Publicidad
Artículo anteriorPerversión del lenguaje, por Pepe Alfaro
Artículo siguienteEl ayuntamiento presenta el nuevo servicio de transporte urbano de Tudela