Los responsables de la Mancomunidad de la Ribera han dado a conocer la implantación del quinto contenedor a los alcaldes de las localidades de la Ribera

La Mancomunidad de la Ribera ha comenzado a implantar en todas sus localidades el quinto contenedor destinado a la recogida selectiva de materia orgánica. De color marrón, con un tapa abierta sin pedal y con una capacidad de 2.000 litros, su objetivo es captar al menos el 30% de las 14.000 toneladas que actualmente se están depositando en el contenedor de tapa verde, unas 4.200 toneladas que los responsables de la Mancomunidad esperan comenzar a convertir en compost a lo largo de 2022.

La implantación del quinto contenedor la han dado a conocer el presidente de la Mancomunidad de la Ribera, Fernando Ferrer, el gerente de la misma, Fermín Corella, y el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mº Rodríguez, en un acto que ha contado además con la presencia del director-gerente del Consorcio de Residuos de Navarra, Fernando Mendoza; y los alcaldes y representantes de los ayuntamientos que conforman la entidad.

Los primeros contenedores han comenzado a colocarse este lunes en Tudela y continuarán desplegándose de manera ininterrumpida a lo largo de las próximas semanas por el resto de localidades con el objetivo de que su implantación esté completada en el mínimo plazo de tiempo posible. La Mancomunidad de la Ribera va a destinar 546.310 euros para adquirir un total de 718 contenedores de carga lateral y otros 340 de carga trasera, inversión a la que se unen otros 213.205 euros que permitirán adquirir 215 contenedores de carga lateral y 260 de carga trasera para renovar y cambiar los contenedores destinados a papel y cartón, envases y fracción resto.

La implantación del nuevo contenedor o contenedor marrón llega acompañada de una campaña informativa y de sensibilización para dar a conocer a la población el tipo de residuos que hay que depositar en esta nueva recogida selectiva: restos de frutas y verduras, restos de frutos secos, pan, cáscaras, conchas, hojas, flores, plantas verdes o secas, restos de poda, césped, restos de alimentos cocinados, carnes y pescados así como los posos de café o de infusiones.

Con la incorporación de las 19 localidades que integran la Mancomunidad de la Ribera a la recogida selectiva de materia orgánica, Navarra culmina un proceso de implantación que ya llegaba al 83% de la población y que preveía que en 2022 estuviera implantado el modelo de recogida de 5 fracciones. Jesús Mª Rodríguez ha resaltado que «la puesta en marcha de este servicio en los 19 municipios de la Ribera va a permitir que el quinto contenedor llegue a 90.000 navarros más y podamos decir que en las próximas semanas el 100% de la población navarra tendrá acceso a la recogida selectiva. Lo que ahora nos toca es fomentar entre los vecinos y vecinas la separación de residuos y el reciclaje. Nuestro esfuerzo debe encaminarse en fomentar hábitos sostenibles entre la ciudadanía. La prevención para generar menos residuos debe de estar acompañada de un crecimiento de la recogida selectiva, la reutilización, el reaprovechamiento, el aumento del reciclaje y la minimización del vertido y nada es posible sin la participación de la ciudadanía de forma coordinada con ayuntamientos y mancomunidades. Está claro que el camino hacia una Navarra más sostenible pasa por la implicación de todos los agentes, desde la administración foral a la sociedad civil. Nuestra tierra necesita nuestra implicación con el medio ambiente».

Por su parte el presidente de la Mancomunidad, Fernando Ferrer, ha agradecido el apoyo al Consorcio de Residuos y ha pedido a los alcaldes riberos paciencia ante «la pequeña revolución que vamos a hacer en vuestros pueblos. Todos entendemos que esto es para mejorar y que es lo que nos toca hacer y que la implantación se realice de la mejor manera posible».

Artículo anteriorEmpate del Tudelano a pesar de hacer un buen partido
Artículo siguienteTrofeo de la Amistad: El Corellano Cirbonero, en los puestos altos tras cinco victorias consecutivas