Inicio Colaboradores Carlos Muñoz Continuar, por Carlos Muñoz

Continuar, por Carlos Muñoz

Atrapados en sus propios egos

El director belga Joachim Lafosse con ocho películas en su haber, se ha especializado con gran acierto en el drama familiar, como demostró con dos excelentes películas: Perder la razón y Después de nosotros. Ahora, en este film adaptación de la novela Continuer del francés Laurent Mauvignier, aborda una relación tortuosa entre una madre y su hijo con cierto toque de western en las estepas de Kirguistán. El film lo protagonizan: Virginie Efira y Kacey Mottet Klein. El film está disponible en la plataforma Filmin.

La historia arranca en los parajes inquietantes y sorprendentes del desierto de Kirguistán. A lomos de dos caballos viajan: Sybille (Virginie Efira), una madre divorciada que ha visto pasar la vida por delante con más pena que gloria, y su hijo Sam (Kacey Motte Klein), un adolecente intransigente y hostil.

Sybille ha embarcado a su hijo en un viaje a través de estas tierras, con el propósito de recomponer una relación rota de años. Sin embargo, Sam no sólo añora su plácida vida sino que va a hacer pagar caro a una madre a la que apenas conoce, el embarcarle en un viaje plagado de incomodidades y peligros. Será el propio camino, la nueva cultura, y sobre todo las dificultades para seguir adelante, las que permitirán a ambos aflorar unas emociones contenidas y viciadas.

El director de Los caballeros blancos ha llevado el mundo de la familia, fuera de los muros del confortable y apacible hogar burgués, para trasladarnos a los bellos e inquietantes parajes del desierto en Kirguistán. Si en otros trabajos, los diálogos ácidos de los personajes expresaban el complejo mundo de las emociones, ahora serán los silencios y las imágenes de desierto, las que sirvan como hilo conductor de una relación materno-filial rota que se pretende recomponer. Lafosse muestra con maestría los demonios internos de sus personajes, su alma llena de odios y reproches. Acierta al combinar el silencio, la serenidad que emana el desierto con la tensión, la violencia verbal expresada entre madre e hijo. Sin embargo, al director se le va el pulso en algunas escenas protagonizadas por el hijo, ya que la violencia verbal está exagerada, y no se justifica narrativamente de modo coherente.

Virginie Efira borda su personaje, ejerciendo como mala madre, al igual que hizo en: Una familia de locos o Los casos de Victoria. Por su parte, Kacey Mottet Klein, ofrece una contundente interpretación pero sin llegar a la excelencia de la actriz francesa.
Film donde las estepas de Kirguistán son el escenario de las convulsivas relaciones entre una madre y su hijo, mostrando cómo el odio y rencor pueden arruinar la propia vida y la de los demás.