Central de Infraestructuras Comunes de Ciudad Agroalimentaria de Tudela
Publicidad

El carácter innovador de Ciudad Agroalimentaria sitúa al parque empresarial de Tudela como un referente en la optimización de recursos. En su área de 1,2 millones de metros cuadrados se concentra toda la cadena de valor del sector agroalimentario y las industrias implantadas comparten infraestructuras específicas que permiten optimizar los recursos disponibles por economía de escala y por el diseño eficiente de las mismas.

La sostenibilidad de Ciudad Agroalimentaria de Tudela, CAT, pivota en torno a la cogeneración de alta eficiencia de su Central de Infraestructuras Comunes, CIC, concebida desde su origen como un proyecto innovador único respecto al aprovechamiento energético gracias a su instalación de trigeneración. Desde sus instalaciones se aporta calor, frío y electricidad, reforzada por equipos convencionales de producción de calor y frío. De este modo, desde la CIC se producen y abastecen las necesidades de vapor, agua caliente, agua refrigerada glicolada y frío industrial a las empresas a través de un rack áereo metálico de 2 km que recorre el parque empresarial.

Sostenibilidad y modelo de buena Práctica

Las infraestructuras comunes y la gestión centralizada de servicios para la cadena de valor de un sector es un ejemplo de una buena práctica basado en un modelo de economía circular gracias al aprovechamiento energético, la eficiencia en la gestión hídrica, así como desde su sostenibilidad medioambiental. Una de sus consecuencias directas es el  ahorro en los costes de operación y mantenimiento de las empresas, lo que repercute en la reducción de las partidas de consumos de energía.

Por su diseño, la Central de Infraestructuras Comunes integra todos los procesos para conseguir un ahorro de costes en la gestión de la energía. De este modo, mientras una empresa instalada en el parque consume agua caliente, otra aprovecha el vapor, servicios que se han producido de manera simultánea y centralizada, minimizando el desperdicio energético.

En este proceso, la estimación de ahorro en consumo de energía primaria se sitúa en el 31.96%, por encima del 10%que establece la normativa europea cómo mínimo para calificar el modelo como cogeneración de alta eficiencia.

Otra de los beneficios del parque empresarial es su aportación medioambiental a la reducción de las emisiones de CO2. Además, el proyecto innovador de CAT sigue estudiando vías de incorporación de nuevas fuentes de producción de energías renovables en un permanente análisis de incorporación de tecnologías y acciones que hagan de CAT un parque industrial cada día más circular.

Eficiencia que repercute en las empresas

Las ventajas del modelo energético de Ciudad Agroalimentaria de Tudela se traslada directamente a los clientes. Las empresas evitan la inversión inicial en maquinaria para la producción de energía necesaria para sus procesos, ahorran en consumos (frío y calor industrial) y tienen flexibilidad en el aprovisionamiento.

Además, la concentración de empresas del mismo sector permite llevar sinergias que retroalimentan el desarrollo, potencian la cadena de valor y atraer nuevas iniciativas empresariales.

La familia del parque empresarial

Ciudad Agroalimentaria de Tudela acoge en la actualidad a 8 Start up cuyo ratio de supervivencia supera el 70% a los 3 años. Además, más de 60 empresas de la industria agroalimentaria, logísticas, auxiliar y de servicios desarrolla su actividad en el Parque Empresarial, donde la ocupación de las naves industriales y de su centro de negocios es del 100%.

Publicidad
Artículo anteriorAdiós, Giorgi, por Alfonso Verdoy
Artículo siguienteDerrota del CD Novallas, sin suerte en este comienzo liguero