Publicidad

La experiencia y el asesoramiento que los profesionales de BigMat Matías Valles aportan a sus clientes son la razón de ser de esta empresa ribera que echó sus raíces en Corella para extenderse a continuación por Mallén (Zaragoza) y Tudela, la Ciudad de la Mejana.
Estar a la vanguardia de todo lo relacionado con los materiales para la construcción, así como otros servicios de valor añadido para los profesionales les ha otorgado la máxima confianza. Por eso, al hablar de Sistema SATE en arquitectura, en BigMat Matías Vallés encuentran todo lo que necesitan.

Y es que se trata de un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior, pudiendo ser de materiales aislantes derivados del petróleo como EPS o XPS, naturales minerales como la Lana de Roca y orgánicos como el corcho y las fibras de madera. También es una parte importante del SATE los morteros y los sistemas pictóricos. Pudiendo ser minerales transpirables (mortero de cal y silicatos) y acrílicos y no transpirables (mortero de cemento y acrílicos)

“Nuestra recomendación siempre será utilizar sistemas transpirables con lana de roca morteros de cal y acabados minerales en silicato puro”, explican en BigMat Matías Vallés. En este sentido, añaden que un sistema SATE se instala porque cada vez más nuestro grado de confort en la vivienda es más exigente, y el coste y consumo energético más alto, por lo tanto se instala para ahorrar. “Es habitual escuchar en nuestras tiendas hablar siempre de que el mejor aislamiento es el que se hace por la envolvente del edificio, por fuera, así es como más fácil podemos crear confort en el interior más eficientemente. Un buen sistema SATE puede llegar a ahorrar en nuestra vivienda hasta el 60% de la factura destinada a climatización”, explican.

El sistema SATE funciona en cualquier fachada de ladrillo cara vista, morteros tanto casas modernas como casas antiguas. Su duración depende del sistema elegido y de los soportes existentes. “Si los soportes son adecuados y si se ha realizado la obra según nuestras recomendaciones y las del fabricante, la durabilidad es elevada, sobre todo si se ha realizado con materiales inorgánicos (lana de roca y silicato) tenemos testadas fachadas en la Ribera Navarra de 10 años con un aspecto perfecto.
Sin embargo, los aislamientos derivados del petróleo y los acabados acrílicos al ser orgánicos tienen una vida inferior a los acabados minerales e inorgánicos”, indican en BigMat Matías Vallés.

Estufas y calderas de Pellet

Por otra parte, las estufas y calderas de pellet se han convertido en uno de los mejores recursos para afrontar con garantías el otoño-invierno y en BigMat Matías Vallés de Corella, Mallén y Tudela ofrecen el mejor asesoramiento para su instalación. Su funcionamiento es muy sencillo y cómodo para cualquier persona. “Se trata de una combustión aprovechando al máximo el calor producido al quemar el pellets. El funcionamiento es muy similar tanto en las estufas como en las calderas, y en realidad es bastante sencillo”, señalan.

La instalación es muy sencilla, con una toma de corriente y una salida al exterior, tanto en vertical como en horizontal son suficientes, eso si es importante elegir el lugar donde instalarla para que la calor que produce se distribuya por el habitáculo a calentar. Su mantenimiento es mínimo. “Una vez cada dos días hay que retirar las cenizas para evitar el mal funcionamiento y asegurarse así que la combustión es la correcta”, concluyen en BigMat Matías Vallés.

Artículo anteriorLIFE Ebro Resilience: adaptar el tramo medio del Ebro a las inundaciones
Artículo siguiente«El semblante», premio a la mejor película en el certamen El Cuervo