Bardenas Reales

Hablar de Turismo en la Ribera de Navarra es hablar de Bardenas Reales. Este característico territorio es un semidesierto de 41.845 hectáreas, que ofrece un paisaje de relieve abrupto, lleno de cabezos, planas, barrancos encajados…. Y supone uno de los mayores reclamos turísticos de Navarra.

A grandes rasgos, se pueden diferenciar tres zonas: La Bardena Blanca es la depresión central, de suelos a menudo blanquecinos y desnudos y de aspecto desértico. El Plano es una terraza aluvial elevada casi llana, con suelos procedentes de los aportes del río Aragón. Finalmente, la Negra se caracteriza por la existencia de grandes planas, provocadas por estratos horizontales de caliza; los taludes cubiertos de pinos y coscojas y su tierra oscura han dado lugar al topónimo.

Espacio Natural Protegido

Toda esta belleza natural atrae cada año a miles de turistas. Esto, y el hecho de que sea un territorio de naturaleza privilegiada, un paisaje singular, y de frágil equilibrio, ha hecho necesaria la declaración de diferentes figuras legales para su protección:

  • Parque Natural, declarado por el Parlamento de Navarra (1999).
  • Lugar de Interés Comunitario (LIC), propuesto por el Gobierno de Navarra (año 2000) para formar parte de la Red Natura 2000 europea.
  • Reserva de la Biosfera, otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) (2000).

Reglamentación

Así mismo, existe una reglamentación que debemos conocer si queremos disfrutar de este paisaje sin dañarlo.

  • La circulación con vehículos a motor y bicicletas sólo está autorizada por los itinerarios señalizados a tal efecto.
  • Velocidad máxima: 40 km/h.
  • Pueden pasear por todos los caminos, excepto en lugares expresamente prohibidos.
  • Respete la fauna salvaje, el ganado, la vegetación y el patrimonio.
  • No deje ningún tipo de basura o residuo.
  • Los perros deben estar atados para evitar extravíos y molestias a fauna o ganado.
  • Evite los ruidos innecesarios.
  • La acampada y el caravaning no están permitidos.
  • Atienda las indicaciones de los guardas.
  • No encienda ningún fuego.
  • Horario de visita: desde las 8:00 h hasta una hora antes de anochecer.

Cierre de accesos a la Zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves)

Uno de los aspectos que dotan de gran valor a las Bardenas Reales es que constituyen un complejo espacio natural en el que están representados diferentes hábitats o biotopos, algunos de ellos de excepcional singularidad. El visitante puede apreciar varios de ellos, como los pinares (pino carrasco), matorrales (coscoja, sabina, romero…), estepas (ontina, esparto…), saladares (tamariz, sosa…), zonas húmedas (balsas y barrancos), acantilados, construcciones y cultivos.

Este territorio tan especial hace que la fauna sea también muy rica. Una de las comunidades más singulares son las aves esteparias, adaptadas a vivir en lugares llanos y despejados, con vegetación de poco porte, sobre todo en la depresión de la Blanca, como terreras (común y marismeña), cogujadas (común y montesina), collalbas (gris, rubia y negra), calandria, ganga, ortega, sisón, alcaraván, etc. Destaca por su rareza la alondra de Dupont, mientras que la avutarda, el gigante de la estepa, visita esporádicamente algunas zonas más cerealistas.

También habitan las Bardenas las aves rapaces, algunas de ellas muy fáciles de ver: buitre leonado, águila real, alimoche, búho real, cernícalo, etc.

Por último, los mamíferos están presentes en todos los ambientes, aunque son discretos y difíciles de observar: conejo, liebre, zorro, garduña, tejón, gato montés, corzo o jabalí. Aves acuáticas, anfibios, reptiles, peces e invertebrados completan la fauna del Parque Natural.

Medida necesaria para conservar especies protegidas

Y precisamente debido a esta riqueza natural, la Comunidad de Bardenas ha limitado temporalmente el acceso a los parajes de la Ralla, Rallón, Pisquerra, La Gorra y la balsa de Zapata, desde el 01 de febrero hasta el 8 de septiembre de 2024 (ambos inclusive), con el fin de preservar y garantizar la tranquilidad de las aves nidificantes.

La medida viene motivada por la confluencia de visitantes al Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Bardenas durante estos meses, lo cual supone poner en riesgo a las especies más emblemáticas de Bardenas en una época especialmente sensible al encontrarse en su periodo de reproducción.

Desde la Comunidad de Bardenas Reales están seguro de que los visitantes entenderán que se trata de una medida necesaria para conservar especies que están protegidas y requieren de una tranquilidad en el momento de la nidificación.

Con tal fin, se han colocado señalizaciones en las que se recuerda la prohibición de acceso a estas zonas por cualquier medio, de tal manera que la prohibición alcanza no sólo a vehículos, sino que la misma supone un límite temporal tanto para paseantes, bicicletas, etc.