Publicidad
Francisco Santos / Ablitas

El domingo 2 de octubre terminaron las Jornadas Europeas de Patrimonio. Sin duda, en Ablitas, como todos los años han sido un éxito de participación de gente entusiasta en las diversas actividades programadas los días, 25 de septiembre y 1 y 2 de octubre. Con visitas a la calzada y la villa romana, además de una gymkhana geocaching y un recorrido musicalizado por los lugares de memoria de Ablitas.

Es verdad que han sido unos actos elaborado con esmero, donde los visitantes foráneos han podido contemplar la puesta en valor de los diversos monumentos representativos de nuestra villa. No podemos olvidarnos también a los vecinos que nos han acompañado en las jornadas, y que han alabado y elogiado las propuestas que les hemos ofrecido, y, además, nos han hecho llegar sus positivas valoraciones. En este sentido, el que se reconozca el esfuerzo es, sin lugar a dudas, la máxima satisfacción a la que puede aspirar la Asociación Patrimonio de Ablitas.

En este contexto, la defensa del patrimonio es un paradigma que la UNESCO ha tomado como bandera y como meta de progreso. Por ello, la cultura y su desarrollo va unidas, irremediablemente, a un concepto amplio de patrimonio que reconoce los lugares de interés histórico y cultural, los sitios y paisajes naturales y los bienes culturales, así como lo inmaterial. Es por ello, importante reconocer que este aspecto es un producto, y un proceso que suministra a las sociedades una serie de recursos que, heredados del pasado, se crean en el presente, y se transmiten, a través de estos encuentros y visitas a las generaciones futuras para su beneficio

Siguiendo esta máxima, la Asociación Patrimonio de Ablitas, en colaboración con el Ayuntamiento viene apostando decididamente por ello. No solo hay que salvaguardar los monumentos, sino ponerlos en valor para que el pueblo los haga suyos, los interiorice, y los defienda para poder trasmitirlos a los que vengan para que no puedan decir ¿Qué hicisteis vosotros? Este es nuestro cometido, sencillo de teorizar, pero, a veces, complejo de realizar.

Es verdad que falta mucho por hacer, pero no deja de ser cierto que la gente que nos visita demuestra un gran entusiasmo por la labor realizada, y sobre todo reconoce en las actividades parte de su historia personal, y del espíritu de todos aquellos abliteros que nos han legado este universo para la eternidad.

Recorre la historia a través de los rincones con encanto, la iglesia, la calzada romana, la villa romana, el castillo, el palacio condal, la Placeta del Olmo, la calle Chiquero, la calle Costera, recorrer la morfología de sus calles y sus moradores, los porches, y recrear con música medieval muy bien ejecutada, los momentos vividos bien merecen un día o toda una vida. En definitiva, ha sido un bálsamo para seguir trabajando por dignificar nuestro legado y seguir explicándolo al que quiera hacerlo suyo

Muchas gracias a todos por participar.

Artículo anteriorCierre de la campaña de riegos de Bardenas, la más seca de la historia
Artículo siguienteGeroa Bai sigue apostando por la unidad para lograr un cambio en la alcaldía de Tudela